La Fundació Arrels atendió a 1.700 personas sin hogar en 2015

La entidad alerta de la falta de sensibilización con este colectivo

Personas sin hogar en una calle de Barcelona.
Personas sin hogar en una calle de Barcelona.Gianluca Battista

La Fundación Arrels, que atiende a personas sin hogar en Barcelona, ha asistido a 1.700 personas en 2015, un centenar más que el año anterior. Esta suma corresponde a los usuarios que, o bien han recurrido algún día puntual a la institución, o bien están alojadas todo el año en alguno de sus albergues.

“No somos conscientes de la gravedad. Aún hay desconocimiento y estigma social”, señaló el director de la entidad, Ferran Busquets, en una entrevista a Europa Press. Según el Barómetro semestral de Barcelona, publicado por el Ayuntamiento el 30 de diciembre, sólo el 4% de los barceloneses ven la pobreza y la indigencia como el problema más grave en la ciudad.

El responsable de Arrels criticó la falta sensibilización social con este colectivo y desmitificó la creencia de que las personas que viven en la calle lo hacen porque quieren. La entidad calcula que unas 3.000 personas están sin hogar en Barcelona y 900 de ellas duermen en la calle.

El último informe diagnóstico de la Red de Atención a Personas Sin Hogar (XAPSLL) —que agrupa 27 entidades, entre ellas Arrels— cifra en 434 las personas que viven en asentamientos con malas condiciones habitacionales (solares, naves, etc.) y 1.672 los usuarios realojados en recursos asistenciales de la XAPSLL. Con todo, los expertos intuyen que, ante la situación de “emergencia habitacional que hay en Barcelona”, la cifra de personas sin hogar es más alta.

Para combatir la exclusión social de las personas sin hogar, Arrels ha reforzado su contigente de voluntarios en 2015. En el recuento de 'sin techo' que hizo la entidad el pasado mayo participaron 700 personas entre fijos, esporádicos y antiguos usuarios de Arrels. Además, la organización registró alrededor de un millar de colaboraciones puntuales a lo largo del año, una cifra que duplica a la contabilizada en 2014.

Un millón de euros

En parejo al aumento de voluntarios, la entidad también ha visto cómo aumentaba la recaudación de fondos a través de la campaña 'Un millon de gracias'. La iniciativa, que se puso en marcha el pasado noviembre, pretende recoger un millon de euros para dar alojamiento estable y apoyo social y educativo a 125 personas sin hogar. En poco más de mes y medio, la entidad ya ha conseguido 400.000 euros.

Además de la función de sensibilización de la campaña, Arrels quiere aprovechar la iniciativa para potenciar el presupuesto privado de la entidad, que supone el 60% de los ingresos globales. “Desgraciadamente, el presupuesto público no aumenta”, lamentó Busquets. El director de Arrels abogó por incrementar el presupuesto, pero también las políticas sociales. Busquets criticó que, pese a las buenas intenciones, “no se ven decisiones” importantes en este ámbito por parte de las Administraciones.

Arrels apuesta por ofertar viviendas antes que albergues a sus usuarios. Mientras que la entidad cifra en 22 euros el alojamiento de una persona una noche, con el seguimiento social correspondiente y siguiendo el exitoso método 'Housing First' —que prioriza la vivienda para lograr la integración—, los albergues tienen un coste de 60 euros y son muy criticados por sus usuarios. “Los albergues no son la solución cuando estás durmiendo en la calle. Puedes quedarte poco tiempo y compartes habitación con desconocidos, que pueden tener problemas, como alcoholismo, y en general todo el mundo está muy nervioso”, relató Busquets.

La entidad dispone de un parque habitacional de 50 pisos —35 de ellos individuales— para realojar a sus usuarios y, a partir de febrero, contará con 25 más gracias a la Fundación Mambré.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS