Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento veta la celebración de la mayor fiesta de Año Nuevo

El macroevento planeado por DJ Nano para el 1 y 2 de enero en Vistalegre se ha suspendido por "apreciarse que durante su desarrollo pudieran producirse situaciones de peligro para los asistentes"

Dj Nano en el Palcio de Vistalegre durante el montaje del festival suspendido hoy, en una foto de su página de Facebook.
Dj Nano en el Palcio de Vistalegre durante el montaje del festival suspendido hoy, en una foto de su página de Facebook.

La mayor fiesta de Año Nuevo, el Festival de Oro Viejo, fue suspendido ayer por el Ayuntamiento de Madrid debido a razones de seguridad. Las gradas y las salidas de emergencias no se ajustaban a la normativa municipal. Los responsables del evento ya habían vendido el 80% de las entradas, unas 5.000.

Organizado por Dj Nano,veterano de la escena electrónica española, el Festival Oro Viejo estaba previsto que comenzase el día de Año Nuevo a las 12.00 y se prolongaría durante más de 12 horas hasta la madrugada del 2 de enero.  Era uno de los eventos más multitudinarios de los planeados para las fiestas de comienzo del año y reuniría en el Palacio de Vistalegre a muchos artistas afines a la música remember, denominación que recibe la electrónica añeja de baile.

Actuarían nombres como Cristian Varela, Abel Ramos o Ismael Rivas cuyo tirón hacía presagiar la venta de varios miles de entradas, con un precio a partir de 25 euros. De hecho, según el Facebook del evento se había despachado ya más del 80% del boletaje disponible.

Sin embargo, en la tarde del martes, la Coordinación General de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid prohibió la celebración del espectáculo "por apreciarse que durante su desarrollo pudieran producirse situaciones de peligro para los asistentes al evento".

En el escrito se señala que "el Plan de Seguridad ha sido presentado por la organización del evento hoy, 29 de diciembre, a las 13:15 horas, por lo que resulta imposible la evaluación del mismo".  También se afirma, "las condiciones estructurales de la grada plantean posibles dificultades de acceso para los servicios sanitarios en caso de que tuvieran que asistir o evacuar a personas que precisaran atención médica".

 Por último, en la nota del ayuntamiento se dice: "Las gradas del recinto están concebidas para espectáculos donde el público permanece sentado, lo que puede chocar con las características de este evento de música electrónica, pudiéndose prever flujos constantes e incontrolados de público por todo el recinto, siendo prácticamente imposible su control”, según determina uno de los informes policiales. Además se añade un peligro de sobreaforo, la posible obstaculización de las vías de evacuación así como el incumplimiento de la sectorización". 

 

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información