Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay dos Dalís. El real y el personaje, que es una obra más del artista”

Montse Aguer, nueva directora de los Museos Dalí, repasa los retos de uno de los centros culturales más visitados de España

Montse Aguer, nueva directora de los museos Dalí, sentada en las escaleras de la catedral de Girona.
Montse Aguer, nueva directora de los museos Dalí, sentada en las escaleras de la catedral de Girona.

El Patronato de la Fundación Gala-Salvador Dalí nombró el 16 de noviembre a Montse Aguer i Teixidor (Figueres, 1963), directora de los museos Dalí de Figueres, de Púbol y de Port Lligat, sustituyendo a Antoni Pitxot, creador junto a Salvador Dalí, del museo de Figueres; uno de los más importantes de España, por visitantes y situación económica, excepcionalmente buena, gracias a la capacidad de convocatoria que sigue teniendo el pintor, pese a que falleció hace ya 26 años. “Pitxot era un persona sabia y generosa y su fallecimiento ha sido una gran pérdida”, asegura Aguer, que no se estrena en el museo con este cargo. En 1986 conoció a Dalí en Torre Galatea, donde residió el pintor sus últimos. “Me llevó Pitxot. Durante un tiempo le leía la prensa y algunos libros. Fue una experiencia muy interesante”, según la también directora del Centro de Estudios Dalinianos, que asegura que le hubiera gustado conocer al Dalí de los años cincuenta y sesenta, su época de esplendor.

China, Japón y el MNAC

Montse Aguer, que desde marzo de 2012 es miembro del Patronato del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, mantiene con este centro madrileño una excelente relación. Con él y con el Museo Dalí de San Petersburgo organizaron la gran exposición que pudo verse a finales de 2012 en el Pompidou de París y en 2013 en el Reina Sofía de Madrid; que arrastró a millones de personas y consiguiendo récords en los dos centros. En noviembre se inauguró en Shangay una expo sobre la relación de Dalí y los medios y en 2016 hay previstas dos retrospectivas en China y Japón.

En 2017, Dalí reinará en el MNAC de Barcelona. “Será una exposición importante, espero que muy grande también y mostrará al pintor desde otra óptica, donde habrá muchos dalís de Dalí”, asegura Aguer sin avanzar nada más, más allá que vendrán “cuadros de muchos museos de todo el mundo”. Su reserva es porque “la persona que lo ha de explicar es Pepe Serra, el director del MNAC”. Sin embargo, este diario ha podido saber que la exposición estará centrada en el papel de la musa Gala en la obra del pintor y que estará comisariada por la escritora y profesora Estrella de Diego.

Reservada y tímida, mide sus palabras milimétricamente. Sin embargo, se embala cuando define a Dalí como “un gran pintor, dibujante excelente, gran escritor, pensador enorme y gran humanista”. Una persona que la mayoría de las veces queda oculta bajo la imagen estrambótica que la mayoría de personas tienen de él. “Me explican que era divertido, muy irónico y nada histriónico y que se transformaba cuando veía una cámara y decía: ‘voy a hacer de Dalí’. El histrionismo comenzó a desarrollarlo durante su etapa americana, como estrategia para atraer al público hacia su obra. Hay dos Dalís. El real y el personaje, que es una obra más del artista”, recuerda.

Aguer se declara continuista, dispuesta a seguir la línea que trazó Dalí y que siguió Pitxot desde su nombramiento en 1982 hasta junio pasado, cuando falleció. “Seguiré transmitiendo el legado de Dalí, pero introduciré cambios, poco a poco, teniendo en cuenta que estamos en el siglo XXI”.

A diferencia de otros centros, el museo de Figueres no cambia nunca la presentación de su colección permanente. “Es intocable; es la última gran obra de Dalí y una obra cerrada. Otra cosa es mover piezas para un préstamo. Los cambios y las presentaciones se hacen en las nuevas salas, aquí si que tenemos libertad”.

En 2014 los tres museos Dalí recibieron 1,5 millones de visitantes, obtuvieron 15 millones de euros de ingresos y 4 de beneficios, convirtiéndolo en el más rentable de España. La clave, según Aguer es “una buena gestión comercial, de marca y artística”. Unas cifras que se consiguen sin subvenciones, algo que también es único en España. “No recibimos nada. Las instituciones consideran que ya tenemos ingresos suficientes, luchamos para obtenerlos y no hemos pedido ayuda alguna”.

Algo tendrá que ver también que la Fundación gestione los derechos de autor y de propiedad intelectual vinculados con Dalí; una máquina de hacer dinero. “Todo revierte en los museos, sobre todo en adquisición de obras, una de nuestras prioridades”, recordando que desde que en 1991 Ramon Boixadós llegó a la presidencia de la Fundación, se han comprado más de 50 óleos, además de dibujos y acuarelas. “Las tres últimas, Elementos enigmáticos en un paisaje, La carreta fantasma y Violetas imperiales, son fantásticas. Lo que me preocupa es que la cotización de Dalí impida seguir comprando”. Sin embargo, la fundación no pujó por El lago de Vilabertran, una obra pintada por Dalí a los 15 años subastada en Madrid el 10 de noviembre que se quedó sin comprador. “Se consideró que la Fundación es rica en obras de primera época y que no aportaba nada específico a nuestra colección. No se trata de acumular obra, nuestra prioridad es el periodo surrealista y los años cuarenta y cincuenta, que no están tan bien representados”, aclara. “Ahora, no hay sobre la mesa ninguna obra para comprar. Sí estamos acabando de cerrar la compra de un par de lotes de fotografías y de dibujos que pronto presentaremos”, unas compras tan fundamentales para Aguer como la de pinturas. “Hemos convertido el Centro de Estudios es una referencia mundial, pero se ha de seguir invirtiendo”.

El museu és intocable, però a poc a poc faré canvis; estem en el segle XXI”

Pese a las buenas cifras de público, el número de visitantes disminuyó en 2014 un 2,8 % con respecto a 2013. “Y este año volverán a bajar, por segunda vez. Es por los turistas rusos. No es anecdótico, lo hemos comprobado. Los rusos son importantes, pero trabajamos en potenciar otros mercados, como el chino y el japonés”. También para aumentar los visitantes en invierno y potenciar las visitas nocturnas en verano hasta la una de la madrugada. “Dalí pensó que su museo se visitara de noche, algo inusual”. El año que viene Port Lligat también abrirá los lunes, hasta ahora cerrada.

Dalí no se mantuvo al margen del momento político que vivió, constándole caro su acercamiento al régimen franquista. Pese a eso, Aguer cree que Dalí no se posicionaría sobre el proceso independentista en el que está inmerso Cataluña. Otra cosa es cómo puede afectar la posible independencia a los museos que dirige, teniendo en cuenta que muchas de las obras de sus fondos son parte del legado que Dalí dejó al Estado español y que esté depositó en Figueres. “Puede afectar, pero la voluntad de Dalí fue dejar sus obras en su ciudad natal al crear su museo, eso quedó muy claro”. Aguer espera, no obstante, que “no reclamen nunca estas obras”.

Una de los trabajos más ambiciosos llevados a cabo por Aguer desde el Centre de Estudios es el catálogo razonado; un instrumento fundamental a la hora de conocer la autenticidad y el historial de una obra. Se está trabajando en la cuarta y última parte que incluirá obras realizadas desde 1965. En este nuevo volumen, que estará listo para dentro de un año, se incluirán las polémicas obras que Dalí realizó en los últimos años de su vida y cuya autoría se ha cuestionado. “Pitxot dijo que las había pintado Dalí y yo me lo creo”, aclara.

Tornaren a baixar pel turistes russos. Estem potenciar el mercat xinès i el japonès”

Aguer, que seguirá siendo responsable del Centro de Estudios: “Quizá llegara el momento que sea excesivo, pero ya buscaremos una solución interna”, se muestra sorprendida tras saber que es difícil encontrar en las librerías bibliografía sobre Dalí. “Es curioso, no me consta. Es verdad que siempre hay libros muy generalistas”. Entre sus proyectos, reforzar la presencia de Dalí en el mundo académico. “El último mes han pasado cuatro investigadores por el Centro para preparar tesis”. Para ella sería fundamental que Dalí contara con una cátedra donde explicar su obra y su vida: “Se ha hablado con la Universidad de Girona, pero no ha llegado a materializarse, pero apuesto por la vinculación con la Universidad”.

Para la experta, dentro de otros 25 años Dalí seguirá interesando. “Es un icono que atrae mucho a los jóvenes, quizá, por adelantarse a su tiempo en muchas cosas”. Aguer cree que hay que reivindicar al Dalí escritor “que es fantástico y ayudará a entender su obra” y también “la actualidad de su legado, y el hecho de que fue un artista que se empapó de la tradición contemporánea, pero con gran conocimiento de los clásicos, algo que lo diferencia de otros. Con él podrías hacer un recorrido por la historia del arte”.