Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau y los colegios profesionales exigen las obras de La Sagrera

La alcaldesa exige a Pastor que cumpla sus compromisos e ingenieros, arquitectos y economistas piden inversiones

Las obras en La Sagrera están paralizadas desde hace años.
Las obras en La Sagrera están paralizadas desde hace años.

Clamor ayer en Barcelona para que el ministerio de Fomento reanude las obras de la estación de La Sagrera, que están prácticamente paradas desde hace años. Fue un clamor doble. Primero, por parte de cuatro colegios profesionales —los de Arquitectos, Ingenieros Industriales, Ingenieros de Caminos y Economistas—; y después de la alcaldesa, Ada Colau, que alerta de unas obras que hoy son “inexistentes” pese a que “el presupuesto para hacerlas existe”.

Los colegios profesionales presentaron un manifiesto en el que exigen que la futura estación intermodal se haga realidad con “urgencia, consenso y ambición”. Y la alcaldesa envió una carta a la ministra Ana Pastor, en la que exige que las obras arranquen para conseguir que sea una realidad en 2019, tal y como se comprometió durante la reunión que mantuvieron el 1 de septiembre.

La alcaldesa repasa exhaustivamente los compromisos de Fomento para “desbloquear” la situación de las estaciones de La Sagrera y también de Sant Andreu Comtal y afirma que “el estado de obras no se ajusta a las promesas en la citada reunión”. Tras el rosario de incumplimientos que enumera, afirma que “todo hace pensar que nos esperan dos años más de obras paradas e inacabadas” en un espacio donde la ciudad tiene “una herida abierta desde 2008”. La alcaldesa recuerda la trascendencia que tendrán las obras tanto en movilidad como en la transformación urbana que conlleva.

Sobre La Sagrera, recuerda que la ejecución de la losa de la estación y el proyecto de arquitectura e instalaciones “son independientes” y la primera “podría seguir ejecutándose tal y como se afirmó”. Colau alerta de que las obras se adjudicaron en 2010 con el objetivo de finalizar las obras en 2019 y que la ministra se comprometió a “aumentar el ritmo de las obras”. Unas obras que “han ido paralizándose más y más llegando a ser inexistentes a día de hoy”. La alcaldesa también alerta de que las obras del colector de la Rambla Prim, que debían comenzar el 16 de noviembre, no han comenzado todavía pese a la planificación municipal y a que la Generalitat ha liberado el espacio necesario. Y respecto a la estación de Sant Andreu Comtal, que el sábado pasado reivindicaron también los vecinos, Colau lamenta que “las obras siguen sin comenzar”.

La cuarta teniente de alcalde y responsable de Urbanismo, Janet Sanz, avanzó el malestar existente en el Ayuntamiento a mediodía y concretó el capítulo económico. Concretamente recordó que la sociedad Barcelona Sagrera Alta Velocitat (BSAV) podría disponer antes del 31 de diciembre de 50 millones de euros de un crédito total de 270 que tiene concedido. “Se perderán si no se licitan obras antes del 31 de diciembre”, avisó.

Tanto Colau como Sanz aplaudieron también el manifiesto de los colegios profesionales. Un texto que recuerda la importancia de la futura estación como nudo intermodal (con autobuses, metro, cercanías y alta velocidad) y por su trascendencia “a escala metropolitana y de barrios”. Además, expresa “sorpresa” por el hecho de que el Gobierno licitara el proyecto sin contar con la sociedad en la que participan también el Ayuntamiento y la Generalitat.