La fiscal atribuye al ‘expresident’ Pujol blanqueo por la fortuna andorrana

Anticorrupción pidió la imputación de Jordi Pujol al atribuirle la titularidad de una cuenta con 1,8 millones

Jordi Pujol y Marta Ferrusola a la salida de su hogar en Barcelona.
Jordi Pujol y Marta Ferrusola a la salida de su hogar en Barcelona. AFP

El expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y su mujer, Marta Ferrusola, “participan del delito de blanqueo de capitales” atribuido a sus hijos por la fortuna oculta en Andorra. En dos escritos a los que ha accedido EL PAÍS, La Fiscalía instó al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata a “tener por imputados” a Pujol y a su mujer (una demanda que, por ahora, no ha sido atendida) y atribuyó al expresidente la titularidad de una cuenta andorrana con 1,8 millones.

El 26 de octubre, el juez acordó la mayoría de registros pedidos por la fiscal Belén Suárez. La Policía irrumpió en las casas de tres de hijos del expresidente catalán (Jordi, Josep y Pere), así como en las de empresarios que pagaron al hijo mayor a cambio, presuntamente, de que mediara para lograr adjudicaciones. Las diligencias se enmarcan en la causa abierta por la Audiencia Nacional inicialmente contra Jordi Pujol Ferrusola. La investigación abarca ya a toda la familia e indaga, de lleno, el origen de la fortuna que los Pujol mantuvieron oculta en Andorra durante tres décadas.

La Fiscalía recuerda que “desde 1992” Jordi Pujol Ferrusola (alias Júnior) y su mujer, Mercè Gironès, fueron titulares de hasta 12 cuentas en entidades de Andorra. Y subraya que “se desconoce el origen de esos fondos” (buena parte, en efectivo) que después Júnior repartía “entre todos sus hermanos y su madre, en cantidades iguales o similares”. El expresident Pujol no es ajeno a los fondos de Andorra, sino que es el “nexo común de todos ellos”. Parte de los fondos, agrega, se transfieren “a cuentas bancarias en bancos suizos y luxemburgueses” sin que conste la razón aparente de esos traspasos.

La cuenta es del padre

La cuenta corriente que pone el foco sobre el exlíder de CiU es la número 63.810, abierta por el primogénito en el año 2000 con una partida de 307 millones de pesetas (1,8 millones de euros). Anticorrupción considera que el expresidente “es el titular real” de los fondos de esa cuenta. Pujol padre “utilizó a una persona interpuesta” (su hijo) y “ocultó el origen” del dinero.

Petición para registrar la casa y el despacho

El 22 de octubre, la fiscal Belén Suárez pidió al juez que ordenara el registro en casa de Jordi Pujol y Marta Ferrusola, así como en el despacho profesional del expresidente, en la calle Calàbria de Barcelona. Pero el juez no lo acordó. Cuatro días más tarde, el 26 de octubre, la fiscal insistió: resulta “necesario e imprescindible”, dijo, registrar el piso de Pujol. “Lo contrario supondría un enorme perjuicio para las investigaciones” porque “se podrían destruir pruebas”. En esos escritos, la fiscal también pidió imputar a Pujol y a su esposa, algo que el juez tampoco ha acordado. El expresidente y Marta Ferrusola, sin embargo, ya están imputados en el juzgado de Barcelona que, tras la confesión de Pujol, impulsó la investigación sobre el origen de la fortuna andorrana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Fiscalía basa esa afirmación en dos cartas incluidas en la comisión rogatoria enviada por Andorra al juez. Uno de los documentos, firmado por Jordi Pujol Ferrusola el mismo día de la apertura, señala que él “no es dueño de esos fondos”, sino que lo es su padre. Y otro, firmado por el propio expresidente de la Generalitat en mayo de 2001, sostiene que él es el propietario y que, en caso de defunción, el dinero debe pasar a manos de su mujer.

La defensa de los Pujol sostiene que el expresidente nunca ha tenido cuentas en el extranjero y que esas cartas eran solo un ardid usado por Júnior para engañar a su mujer. Ambos estaban en proceso de reconciliación y Gironès había vinculado el éxito de ese proceso a un conocimiento detallado del dinero en Andorra. Júnior pidió la carta a su padre y pidió al gestor de sus cuentas que se la exhibiera a Gironés y, después, la destruyera. La familia también defiende que la fortuna oculta al fisco en Andorra (unos cuatro millones de euros) procede de un legado que el abuelo, Florenci Pujol, dejó a su nuera y a sus siete nietos al morir, en 1980.

Los investigadores, sin embargo, recelan de esa tesis porque no se han aportado documentos que la avalen. El comunicado de Pujol (julio de 2014) sobre la herencia “no se compadece con los datos ahora acreditados” y no deja de ser “un mero relato”. “Solo, y hasta el momento presente de la instrucción, cabe justificar esos fondos desde la posición política que ostentó el señor Pujol Soley durante 23 años”, agrega la fiscal.

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS