Aumento de las partículas en suspensión en las primeras horas

Los medidores de Castellana (234 microgramos por metro cúbico) y Méndez Álvaro (120 microgramos) rebasan los niveles aceptables

El nuevo pico de contaminación por dióxido de nitrógeno que ha obligado a reactivar las limitaciones de velocidad al tráfico por la contaminación en la ciudad de Madrid se está viendo agravado por un aumento de las partículas en suspensión PM10, que esta mañana rebasan los niveles aceptables en dos estaciones.

En concreto, los medidores de contaminación de Castellana (234 microgramos por metro cúbico de partículas PM10) y Méndez Álvaro (120 microgramos por metro cúbico) han rebasado a las diez de la mañana los niveles aceptables de estas partículas.

Las PM10, denominadas así por tener menos de 10 micrómetros de diámetro, son las que presentan una mayor capacidad de acceso a las vías respiratorias y por lo tanto mayor afección a las mismas.

Además de estas dos estaciones con altos valores de partículas en suspensión, varias estaciones de medición de la ciudad presentan a primera hora de la mañana valores aceptables, pero elevados para estas horas del día, de dióxido de nitrógeno.

Villaverde era la que más nivel de NO2 presentaba, 137 microgramos por metro cúbico, seguido de Fernández Ladreda (125), Plaza del Carmen (121) y Urbanización Embajada (116).

Un poco menos, pero por encima de 100 microgramos, registraban las estaciones de Tres Olivos (111), Plaza de España y Ensanche de Vallecas (ambas 110), Moratalaz (105), Barrio del Pilar (103), Puente de Vallecas (102) y Cuatro Caminos (101 microgramos).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El anticiclón estará sobre Madrid durante por lo menos una semana más, que incluso podrían ser diez días, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), lo que podría tener como consecuencia que el episodio de contaminación se prolongara hasta el 11 de diciembre.

Para los próximos días se prevé un seno de altas presiones en torno a 1.032 milibares centrado sobre la península que se va a ir desplazando muy suavemente hacia el este, pero prácticamente sin consecuencias ya que, aunque se va a debilitar algo, las altas presiones continuarán.

Se espera "una gran estabilidad", la cual apunta a que este episodio de contaminación pueda ser "largo y duradero", ya que la atmósfera estará muy estable, señala la Aemet.

Las condiciones dinámicas y termodinámicas a diez días vista, con las que trabaja la Aemet, apuntan por lo tanto a que habrá tiempo estable anticiclónico, aunque puede haber alguna nube alta pero sin consecuencias.

Estos anticiclones se caracterizan por crear una campana de inversión, a unos 600 metros de altura, que hace de tapadera a los movimientos verticales de la atmósfera.

Así, "si una chimenea emite humo, este sube, se enfría y vuelve a caer junto al suelo. El humo y el polvo de las chimeneas y los tubos de escape sigue con nosotros, no se disipa, porque los anticiclones traen ausencia de viento y mucha estabilidad", señalan desde la agencia.

"Es como si no ventiláramos la ciudad, como si hubiera una campana de cristal que impide que se disipen el humo y el polvo en suspensión, con lo que la contaminación se queda con nosotros", añade este portavoz.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS