Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

‘Nosotros’, ‘ellos’

Tan pronto como comenzamos a formar grupos, distinguiendo entre ‘nosotros’ y ‘ellos’, y dotamos a dichos grupos de rasgos identitarios, estamos sembrando la semilla del odio

La distinción entre nosotros y ellos produce al menos tres efectos negativos concatenados. Primero, sobre la estructura misma del lenguaje, nosotros y ellos permiten conjugar diferente y aplicar verbos y predicados distintos: nosotros x y ellos y. En otras palabras, permiten diferenciar. Segunda, la diferenciación muchas veces acaba siendo evaluativa —nosotros somos mejores— o de trato —nosotros merecemos x; ellos y. Por supuesto, x suele ser algo positivo, e y algo negativo. Y tercero, la demarcación entre una categoría y la otra, es decir, la distinción misma, suele ser arbitraria; al menos si de lo que se trata, como ya he dicho, es de justificar una diferencia de trato o evaluativa. La arbitrariedad en algunos casos es tan obvia que la distinción sólo puede pervivir si está reforzada por estereotipos, prejuicios y creencias irracionales.

Nosotros, los genuinos creyentes en Alá, somos los únicos que comprendemos la verdad y observamos escrupulosamente los mandatos del Dios Verdadero. Ellos, los infieles occidentales, viven en una orgía permanente de degeneración y danzan al compás de una música diabólica, multiplicando el mal en la tierra. Suponen una amenaza para nuestras mujeres y nuestros hijos. Debemos extender el Estado Islámico y golpear al imperio del mal. Que se pudran en sus ciudades malditas bajo el sonido de nuestros Kalashnikovs.

Nosotros, los estadounidenses, merecemos la riqueza que hemos construido gracias a nuestro talento y nuestro trabajo duro. Ellos, los mexicanos, son gandules, violentos y corruptos. Y ahora nos quieren invadir, amenazando nuestra forma de vida y nuestra cultura. Construyamos un gran muro que les impida llegar, y que se pudran en sus países.

Nosotros, los buenos ciudadanos de paz y orden, vivimos en peligro constante por culpa de ellos, los criminales, que no pueden abandonar la espiral de violencia y delincuencia en la que se encuentran. Amenazan nuestra seguridad, nuestra libertad y el orden establecido. Así que merecen mano dura, penas más largas, incluso cadena perpetua o la pena de muerte. Que se pudran en la cárcel o en el cadalso.

Así comienzan las peores injusticias que se han cometido a lo largo de la historia

Nosotros, los catalanes, somos más ricos porque somos gente más seria, ordenada, trabajadora y honesta. Ellos , los españoles, se han aprovechado de nosotros durante siglos, no han sido capaces de desarrollarse económicamente, pero han vivido siempre a nuestras expensas. Ya estamos cansados de mantenerlos: debemos independizarnos. Que se pudran en lo que quede de España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Nosotros, los europeos, vivimos en democracia, paz y libertad. Pero ellos, los sirios, son incapaces de resolver sus problemas por sí solos. Han caído presa de fanatismos, supersticiones y su falta de valores democráticos. Impidámosles cruzar el mar Mediterráneo, y si no lo logramos, pongámosles tantos obstáculos como podamos para que no se muevan por Europa con libertad. Que sus cadáveres se pudran en el mar.

Nosotros, los hombres, somos fuertes, listos y dominantes. Ellas, las mujeres, son tontas, frágiles e irrelevantes. Podemos usarlas a nuestro antojo, y después torturarlas cruelmente y asesinarlas. Que sus miles de cadáveres se pudran en las cunetas y vertederos de Ciudad Juárez.

No pretendo sostener que no haya diferencias entre seres humanos. Cada ser humano es único e irrepetible. Así que, entre nosotros, todo son diferencias. Pero tan pronto como comenzamos a formar grupos, distinguiendo entre nosotros y ellos, y dotamos a dichos grupos de rasgos identitarios, estamos sembrando la semilla del odio. Así comienzan las peores injusticias que se han cometido a lo largo de la historia. Por citar sólo las más recientes: los turcos y los armenios, los nazis y los judíos, los jemeres rojos y los enemigos internos, los comunistas y los burgueses, los hutus y los tutsis, los serbios y los bosnios, los hombres y las mujeres en Ciudad Juárez.

No conozco ningún caso en el que nosotros (los buenos, claro) amemos a ellos (los otros, los no tan buenos) como si fuéramos nosotros mismos. Y si algún día ocurriera, dejaríamos de llamarlos ellos para llamarles nosotros, y tal vez dejaríamos por una vez de conjugar diferente, y pasaríamos a hablar de todos. Porque al final, muchas veces, se trata de una guerra de palabras, como gritaban los Pink Floyd: https://www.youtube.com/watch?v=UaojsxVJn20.

José Luis Martí, profesor de Derecho y Filosofía Política de la Universidad Pompeu Fabra

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS