Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 140 activistas piden a la CUP que no invista a Mas presidente

El colectivo presenta un manifiesto muy crítico con el gobierno de CDC y la corrupción

El líder de la CUP, Antonio Baños, junto a miembros del partido.
El líder de la CUP, Antonio Baños, junto a miembros del partido. EFE

A menos de 24 horas de que la Candidatura d'Unitat Popular celebre su debate nacional para tomar el pulso de sus simpatizantes, más de un centenar de activistas sociales han firmado un manifiesto que solicita a la formación que se mantenga "firme" y no preste su apoyo a la investidura de Artur Mas. Los grupos que integran el partido anticapitalista han procurado hacer pública su postura a lo largo de esta semana, así que la izquierda independentista llega a la reunión de mañana dividida entre aquellos que aceptarían que Mas fuera presidente si logran alcanzar pactos respecto al plan de choque de emergencia social, y los que no asumen que el president pueda liderar la nueva etapa que quieren para Cataluña.

Los firmantes del manifiesto Por un giro a la izquierda se sitúan junto a quienes rechazan a Mas y muestran su apoyo a la "posición y reflexión política que ha mantenido la CUP después de las elecciones del 27-S". Los anticapitalistas insistieron durante toda la campaña en que no darían sus votos para que Mas revalidase el cargo y argumentaban su posición del mismo modo en el que se expresan los más de 140 activistas e intelectuales que este sábado les han respaldado. "Nuestro pueblo necesita un giro hacia la izquierda y que también se traduzca en la presidencia de la Generalitat, en el debate entre pasado y futuro, con la investidura de un presidente que refleje esta triple voluntad de cambio: libertad política, justicia social y radicalidad democrática", reza el texto.

Por un giro a la izquierda sostiene que "más allá de la defensa de la independencia como instrumento para construir esta sociedad diferente", son muchos los que piden que se apliquen políticas sociales y económicas de izquierdas para crear "nuevas formas institucionales que sean representativas de esta voluntad de regeneración, de profundización democrática y de cambio". En esta línea, en el texto se manifiesta un profundo rechazo a la corrupción y se enumeran los casos abiertos que tiene Convergència por financiación ilegal: "Si queremos avanzar hacia la construcción de una sociedad diferente es necesario que desde hoy las personas que ocupan las instituciones estén libres de cualquier vínculo, por pequeño que sea, de una corrupción que durante demasiados años ha sido la marca del sistema".

El Secretariado Nacional de la CUP y su grupo parlamentario han salido al paso del manifiesto explicando que conocían la iniciativa y la comparten porque "el objetivo que persigue es acompañar a la CUP en el posicionamiento político mantenido hasta ahora, y con total independencia de lo que se pueda decidir en la Asamblea Nacional".

Entre los que apoyan este manifiesto se encuentran representantes de movimientos sociales como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca; Teresa Forcades y Arcadi Oliveres, de Procés Constituent; diversos miembros de la CUP del ámbito municipal, así como Mireia Vehí y Oleguer Presas —exjugador del Barça— que integraron la lista de la izquierda independentista al 27-S; también figuras del mundo de la cultura como los cantautores Cesk Freixas y Feliu Ventura; y politólogos como Jordi Matas Dalmases y Joan Subirats, entre otros.