Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torrejón cobrará una tasa a los bancos por cada piso vacío

En la localidad hay 1.290 inmuebles con estas características. El Consistorio quiere recuperar así 900.000 euros que gasta en un parque inmobiliario

Promociones de viviendas con pisos ocupados en el Paseo de la Democracia de Torrejon de Ardoz.
Promociones de viviendas con pisos ocupados en el Paseo de la Democracia de Torrejon de Ardoz.

El Ayuntamiento de Torrejón (PP) cobrará una tasa de 700 euros anuales a los bancos por cada piso de su propiedad que mantengan vacío. En la localidad hay 1.290 inmuebles con esas características. El Consistorio quiere recuperar así los 900.000 euros de gastos que le genera el mantenimiento de un parque inmobiliario que en muchos casos está ocupado por personas de forma ilegal. Ganar Torrejón (IU-Equo), en la oposición, piensa que la medida va dirigida a proteger a los bancos, garantizándoles seguridad, y que faltan medidas sociales que permitan a los residentes en los pisos salir de la situación.

El parque inmobiliario que ha pasado a manos de los bancos debido a la crisis y que se encuentra abandonado u ocupado se ha convertido en un problema para el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz (125.000 habitantes). No solo por los gastos que origina al municipio (905.000 euros anuales, según el equipo de gobierno), sino porque se están produciendo conflictos vecinales debido a la aparición de mafias que trafican con las viviendas, según fuentes del Consistorio.

“El 55% de los gastos denunciados por el Ayuntamiento se destina a seguridad; el 20% a limpieza; el 10% a los técnicos de convivencia; el 11,5% a obras de mantenimiento, reparaciones como acometidas eléctricas ilegales y a los destrozos ocasionados por los ocupas, y el 3,5% restante a actuaciones jurídicas”, enumera el alcalde de la localidad, Ignacio Vázquez (PP).

Para reconducir la situación, el gobierno municipal ha creado un nuevo gravamen de 700 euros anuales a cada vivienda vacía propiedad de las entidades bancarias, que se cobrará a partir del próximo año. El municipio ya intentó en septiembre de 2014 incrementar el IBI a esas propiedades, pero la iniciativa no se llegó a aplicar debido a que los tribunales tumbaron otras similares en varias comunidades autónomas y Ayuntamientos.

La nueva ordenanza, aprobada el lunes 9 de noviembre por la junta de gobierno local, de la que solo forma parte el PP, ha provocado los reproches de los concejales de Ganar Torrejón, en la oposición. Su portavoz, Francisco Hernández, opina que la medida se volverá contra las familias que se han visto forzadas a ocupar una casa. “Nosotros pedimos que se obligue a los bancos a crear una bolsa de viviendas, no un gravamen por el que el Ayuntamiento lo que va a garantizar es la seguridad de las viviendas a las entidades bancarias”, afirma.

Este grupo político no quiere entrar a valorar si las ocupaciones o “recuperaciones”, como las llaman los inquilinos, están bien o mal. “Lo que sí sabemos es que los que viven ahí son personas sin recursos, y en vez de intentar ayudarles se les penaliza todavía más”, añade Hernández.

Hay otras opciones, asegura. Por ejemplo, que la Empresa Municipal de la Vivienda destine pisos vacíos a vivienda social, crear una bolsa de alquiler social o un servicio de mediación con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Los grupos de la oposición (Sí se Puede, 5 ediles; PSOE, 4; Ganar Torrejón, 2 y Ciudadanos, 2) presentaron en el pleno extraordinario de este mes varias mociones para favorecer políticas sociales de vivienda, pero el PP, con 14 concejales, las echó abajo.

El Ayuntamiento mantiene, sin embargo, que con esta tasa “pionera en la Comunidad de Madrid” se pretende también concienciar a las entidades financieras del interés social de la vivienda y de la necesidad de que faciliten el acceso de los ciudadanos a sus inmuebles con alquileres bajos.

Del boom al crack

Un informe del departamento de recaudación municipal avisa a este que se debe justificar con claridad el alcance y naturaleza de las actividades o servicios que se presten a cambio de la nueva tasa, para diferenciarla de la vigilancia pública en general, que “no es susceptible de gravamen mediante esa figura”.

La mayor parte de los inmuebles se encuentran en la zona de expansión de Soto del Henares, cercana al hospital de Torrejón y en barrios céntricos. En los nuevos desarrollos la crisis alcanzó a las constructoras, que sufrieron una devaluación sin precedentes de sus pisos y fueron a la quiebra. “Pisos por los que se habían pagado 180.000 euros bajaron a 100.000”, comenta el portavoz de Ganar Torrejón.

Los barrios céntricos y más antiguos, como el de las Fronteras, el de San José (conocido como el de la Estación, donde se concentra la gran mayoría de inmigrantes) y el de Cobos, han recorrido el mismo camino hacia la ruina. “Inmuebles de 180.000 euros se han derrumbaron a 50.000".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram