Sant Adrià reclama ayuda para salvar las Tres Chimeneas

Endesa pide permiso para derribar las torres y la sala de turbinas

Un hombre pasa por delante de las tres chimeneas en Sant Adrià del Besòs.
Un hombre pasa por delante de las tres chimeneas en Sant Adrià del Besòs.CRISTÓBAL CASTRO

El alcalde de Sant Adrià de Besòs, Joan Callau (PSC), “no permitirá” el derribo de las Tres Chimeneas, la antigua y emblemática central eléctrica ya en desuso, y recuerda que el Ayuntamiento tramita la declaración del conjunto como Bien Cultural de Interés Local (BCIL), lo que comporta no aceptar la licencia de derribo que ha pedido Endesa, propietaria de la instalación, y que no pueda llevar a cabo ninguna actuación sin permiso. Callau pide ayuda a la Generalitat y el Área Metropolitana para salvar “un conjunto que por simbología, capacidad y tamaño va más allá de Sant Adrià”. “Es un tema metropolitano. Otras Administraciones deberían colaborar en su mantenimiento”, afirma.

Las alarmas saltaron hace unos días al pedir Endesa al Ayuntamiento una licencia de derribo de lo que queda de un recinto de enormes dimensiones: las tres chimeneas y la sala de turbinas. El presidente de la Plataforma por la Conservación de las Tres Chimeneas, Roger Hoyos, celebra “e expediente de la declaración de BCIL”, aunque recuerda que la plataforma ciudadana llevaba tiempo pidiendo esta declaración “porque temía que Endesa pidiera el derribo en cualquier momento para dejar el solar libre”.

El recinto es un caramelo urbanístico único en el área de Barcelona y de tal calibre que incluso se han interesado por él que varios inversores internacionales. Son 28 hectáreas en primera línea de mar pegadas a Barcelona. No es descabellado pensar que si no hubiera estallado la burbuja inmobiliaria quizás habría algún planeamiento en marcha en la zona. Las piezas están calificadas como suelo industrial y el conjunto tiene una parte en Badalona y tres piezas pertenecen al Ayuntamiento de Sant Adrià, el Consejo Comarcal y el Banco Santander, dueño del solar de la antigua fábrica de pinturas Procolor.

 Modificar el PGM

 Quienes en el anterior mandato trabajaron en un nuevo planeamiento para cambiar el uso industrial a una mixtura de usos (vivienda, actividad económica y equipamientos) e integrar la zona en la trama urbana fue el Ayuntamiento, Barcelona Regional, el Consorcio del Besòs y el Área Metropolitana. “Cualquier cosa que se quiera hacer, el planeamiento [que comportaría modificar el Plan General Metropolitano], pasa por recuperar espacios públicos”, afirma Callau, que desmiente que, recientemente, hayan aparecido inversores interesados.

Fuentes de Endesa enmarcan la solicitud de la licencia en los trabajos de desmantelamiento de la antigua central.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS