Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra rechaza los planes de Mas y se niega a negociar con el Gobierno

Junqueras asegura que unas nuevas elecciones serían "un fraude"

El candidato de Junts pel Sí, Oriol Junqueras ATLAS

La tensión entre los partidos independentistas que forman Junts pel Sí aumenta cada día que pasa sin que haya acuerdo sobre la presidencia de la Generalitat. A las discrepancias sobre la figura de Artur Mas se suma ahora la voluntad de Convergència de negociar con el Gobierno. Junqueras rechaza esa posibilidad que a veces ha explorado CDC y pide que si la hay sea “de Gobierno a Gobierno”. Esquerra y CDC han entrado en una escalada de reproches porque la formación de Oriol Junqueras se niega, además, a dar un ultimátum a la CUP en forma de elecciones anticipadas. Repetir los comicios sería “un fraude”, dijo.

Esquerra Republicana y Convergència Democràtica, que se presenta a las elecciones con la marca Democràcia i Llibertat, acordaron hace apenas tres semanas una suerte de pacto de no agresión según el cual concurrían a los comicios por separado pero con un programa conjunto sobre la independencia. El acuerdo, sin embargo, se está debilitando después de que Convergència haya decidido apostar por presentarse como una formación que quiere negociar con el Gobierno central y por los reiterados avisos a la CUP de que forzará unas nuevas elecciones en Cataluña si se resiste a investir a Artur Mas.

El candidato convergente, Francesc Homs, insistió ayer en esta vía pese al rechazo que provoca en Esquerra Republicana, con quien comparte grupo parlamentario en Cataluña. “Creo en la independencia, pero la cuestión es si es mejor una independencia pactada o a la brava, y yo creo que es mejor pactarla”, aseguró. Según él, el diálogo será necesario. “Es imposible conseguir el reconocimiento internacional si no demuestras que has intentado negociar de buena fe”.

ERC, en cambio, cuestiona que se pueda negociar nada gobierne quien gobierne en Madrid. Lo único que están dispuestos a tratar los republicanos con el nuevo Ejecutivo son los términos de la secesión, y eso, según su líder, Oriol Junqueras, no atañe a los diputados del Congreso: “Cuando nace un nuevo Estado se negocia de Estado a Estado, de Gobierno a Gobierno. Las delegaciones parlamentarias pueden jugar un papel de ayuda”, apuntó Junqueras.

Más diferencias hay en otra de las conclusiones de Homs: la afirmación que hizo el consejero el martes apuntando que no hay una mayoría para “culminar” el proceso. Junqueras le desacreditó sin ambages: “Una mayoría absoluta en un Parlamento, aquí y en el resto del mundo, es una mayoría suficiente. La alternativa sería dar cumplimiento con la voluntad minoritaria”, dijo Junqueras, quien, sin embargo negó diferencias dentro Junts pel Sí: “Seguro que es una cuestión de matices muy poco relevante. Hay mucha sintonía”.

Elecciones, “un fraude”

Pero lo que más está tensando las cosas dentro de Junts pel Sí son las repetidas advertencias de dirigentes de CDC sobre la convocatoria de nuevas elecciones. ERC reunió ayer a su ejecutiva para dejar claro que ellos no tiran la toalla y que el acuerdo no solo es posible sino que es necesario para evitar un estrepitoso fracaso del independentismo. El dirigente de CDC Francesc Homs intentó ayer volver a abrir las puertas a la CUP asegurando que no todo está perdido y que confía en un pacto de última hora. El presidente de ERC, Oriol Junqueras, recetó a sus socios y a la CUP “serenidad y calma” para lograr un acuerdo y consideró que llegar a unos nuevos comicios, como amenaza CDC, supondría “un fraude” a los electores. Junqueras destacó que las negociaciones no van tan mal como parece, y aseguró que la intención de ERC es dotar de contenido la propuesta que lanzó Artur Mas el pasado viernes: un Gobierno con responsabilidades compartidas que la CUP ve como un primer paso.

La fórmula es tenerlo todo cerrado excepto la investidura. ERC mantiene que Mas es su candidato, pero espera que con un acuerdo en el resto de temas con la CUP modere su posición. “Si nos ponemos de acuerdo en lo que estemos de acuerdo, el pacto estará más cerca”, confió.

“No esperéis soluciones mágicas, pero habrá soluciones”, afirmó ayer Mas, quien insistió en que “la situación es muy compleja”. A la vez, enfatizó en la necesidad de ceder para que una parte no se sienta derrotada por la otra en un posible acuerdo. “Es mejor que no haya un 5-0 ni 0-5. Es mejor que no haya nadie que gane por goleada”, defendió en un acto en Igualada (Barcelona).

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información