Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau planea añadir 210 kilómetros a los 140 de la red de carriles bici

El objetivo es pasar de los 1,5% de desplazamientos diarios en bicicleta al 2,5%

Colau planea añadir 210 kilómetros a los 140 de la red de carriles bici

El Ayuntamiento de Barcelona planea ampliar la red de carriles bici, que es de unos 140 kilómetros, hasta 350 en los próximos tres años. Es la propuesta que el Área de Movilidad, que dirige la concejal Mercedes Vidal, ha presentado a las entidades, empresas y expertos del sector. El ambicioso borrador se basa en el Plan de Movilidad Urbana (PMU) 2013-2018 del anterior mandato y pretende que los desplazamientos en bici pasen de ser el 1,5% sobre el total (80.000 al día), al 2,5%. El proyecto incluso amplía los objetivos del PMU, lo que ha sorprendido favorablemente a las entidades. El borrador contempla incluso crear carriles bici en calles donde la velocidad no puede superar los 30 kilómetros por hora.

Una de las cuestiones que Vidal ha pedido a los agentes del sector es que, de todo el plano, indiquen qué carriles consideran prioritarios en cada una de las tres coronas de la ciudad: la más céntrica, la secundaria y la periférica.

El plano dibuja en negro los carriles existentes y en rojo los previstos. Además de crecer en vías del Eixample (el eje Casanova, Santaló, o Marina entero), el plan es crear carriles para bicicletas en vías reformadas hace relativamente pocos años, como el paseo Maragall o la Meridiana.

Las nuevas vías urbanas

Los que siguen son algunos de los carriles bici que planea el Consistorio:

Paseo de la Zona Franca / Motors / Parte de la Ronda Litoral / Dr. Marañón-Avenida de Joan XXIII / Joan Güell / Numància / avenida de Pedralbes / paseo Bonanova / Via Augusta / Ronda de Dalt / Casanova / Santaló / Travessera de Gràcia / Ronda Universitat / Pau Claris / Via Laietana / Pare Claret / paseo de Maragall / Via Favència / Fabra i Puig / Pere IV  y  Taulat.

El mapa también prevé carriles en vías de gran tráfico, como la Ronda de Dalt o la Via Laietana, algo que ya contemplaba el PMU. Y añade carril en la congestionada calle de Pau Claris, para darle continuidad. Vías de gran centralidad en los distritos como la de Sants o la Rambla Badal o Travessera de Gràcia y el citado paseo de Maragall, también tendrán carril para pedalear. Donde no prevé habilitar carriles es en la Ronda del Mig. El plano sí dibuja carriles en la Zona Franca o en el arco que forman la calle del Doctor Marañón y Joan XXIII.

La cantidad de kilómetros para pedalear que planea el Gobierno municipal es tan elevado que incluso algunas entidades se preguntan si habrá tiempo de hacer tantos y hacerlos bien. Por bien entienden seguros, comunicados y anchos. Si la apuesta es seria, afirman, tendrá un coste elevado, otra cosa es “que quieran meterlos con calzador”, afirma el representante de una asociación. La actual red, con carriles solo pintados, otros segregados y otros en calzadas elevadas, ha tardado más de veinte años en crearse.

Antes de iniciar su propio plan en relación a la movilidad en bicicleta, el Ejecutivo de Ada Colau está realizando algunas actuaciones heredadas del anterior mandato: como los carriles bici de Londres o Numancia —criticados por algunas entidades por estrechos—, o dos actuaciones muy complejas: resolver la movilidad ciclista en las plazas de Espanya, con seis entradas y salidas de vehículos, o la de la Carbonera, en Drassanes, de similar dificultad.

En materia de carriles también es destacable la actuación realizada en el cruce de la avenida Diagonal con el paseo de Gràcia, en el lado montaña, que se ha resuelto con un carril protegido para las bicis que pasa entre el tráfico motorizado. Igual que en la plaza de Tetuan.

Además de ampliar la red de carriles bici, el PMU prevé ampliar los aparcamientos de bicicleta, revisar los puntos negros, medidas de prevención de robos, fomentar la intermodalidad con el transporte público y mejorar el Bicing, con el nuevo contrato que entrará en vigor en 2017.

Más información