Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Levantadas las restricciones de velocidad y aparcamiento en la capital

La circulación disminuyó en la almendra central un 10% y en la M-30 un 6% en el segundo día de

El paseo de la Castellana a las 11.55 de la mañana.

El Ayuntamiento de Madrid ha levantado a primera hora de hoy las restricciones de velocidad y de estacionamiento que había ordenado en los dos últimos días por los altos índices de contaminación que ha registrado la ciudad por dióxido de nitrógeno, según informaron fuentes municipales. Los técnicos del grupo operativo, formado por el Consistorio, la Comunidad de Madrid y el Gobierno central, tomaron esta decisión después de comprobar que habían descendido los niveles de polución en todas las estaciones de medición de la calidad del aire.

Esto supondrá que a partir de hoy los conductores podrán circular a 90 kilómetros de hora por la vía de circunvalación M-30 y por los accesos a la capital, en lugar de los 70 a los que se había reducido por la contaminación. La otra medida tomada por el Ayuntamiento en el segundo día (el viernes) consistió en prohibir el estacionamiento en los no residentes en las zonas verdes y azules del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), los conocidos parquímetros. 

Fuentes del Ayuntamiento anunciaron que se mantendrá la recomendación de que los conductores reduzcan la velocidad a los 70 kilómetros por hora y que utilicen el transporte público para sus desplazamientos para evitar que se vuelvan a producir episodios de alta contaminación.

Los madrileños no dejaron ayer el coche en casa, a pesar de la prohibición del Ayuntamiento de aparcar en la zona de estacionamiento regulado —la totalidad de las plazas del centro— a los no residentes a causa de los niveles de polución. Aunque el tráfico a primera hora no sufrió un descenso significativo (sobre un 1%), la decisión de muchos conductores de dejar sus vehículos en la periferia hizo que la circulación en la almendra central disminuyera un 10% y en la M-30, un 6%. Donde sí se notó fue en las plazas azules de no residentes: el 80% estaban vacías. Solo las ocupaban despistados y servicios de reparto y municipales.

Freno al dióxido de nitrógeno

Caída del tráfico: en la almendra central hasta un 10%, en la vía de circunvalación M-30 en torno al 6%.

Plazas desocupadas: un 80% de la zona azul del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER).

Dispositivo de control: 1.100 agentes de inspección de la zona regulada, 400 agentes de movilidad y 1.000 policías municipales.

Transporte público: se reforzaron 55 líneas de autobuses diurnos, sobre todo los trayectos que conectan la periferia y el centro de la ciudad.

Multas: 90 euros por aparcar sin tique. El Ayuntamiento ha anunciado que se estudiarán una a una debido a la excepcionalidad de la medida.

El dióxido de nitrógeno (N02) no dio tregua a Madrid el jueves. Sobre las 23.00, el Ayuntamiento de Madrid puso en marcha la segunda fase del protocolo por alta contaminación, que incluye la prohibición de aparcar en toda la almendra central de la ciudad, donde el 90% de los coches que entran son diésel, el combustible culpable de las emisiones del gas.

La medida, nueva para los madrileños, complementa la disminución de la velocidad a un máximo de 70 kilómetros por hora en las carreteras de acceso a la ciudad y en la vía de circunvalación M-30, establecida desde el miércoles. Quizá porque la mayor parte de los usuarios no conocían la noticia, o por la costumbre de acceder con coche a Madrid, el tráfico en general no sufrió un descenso significativo. Solo cayó entre 1 y 1,2 puntos, declaró la directora general de Movilidad del Ayuntamiento, Paz Valiente.

Sin embargo, la caída del tráfico en los viales del centro de la ciudad era visible. Las plazas azules de aparcamiento, en las que pueden estacionar los no residentes previo pago, redujeron su ocupación este viernes un 80%. A las diez de la mañana, el tránsito en la almendra central había caído un 10% y en la M-30, un 6%.

Las calles del centro de Madrid registraban una menor ocupación. Prácticamente no había atascos y los estacionamientos privados —a los que se podía acceder— no estaban llenos. La patronal de estos estacionamientos en España señaló ayer que carecía de los datos de la jornada, pero que “la sensación es que había una ocupación similar a la de otros días”. ¿Dónde se habían metido los vehículos?

La respuesta estaba en los barrios de fuera de la M-30. Eva Martín, residente en la zona de Alameda de Osuna, detectó ayer por la mañana, cuando cogió el metro para ir a trabajar, mucha más afluencia en la estación de Canillejas. “También he comprobado esta tarde que los autobuses que acercan al metro y que normalmente van medio vacíos iban casi llenos”. El tráfico, en esta jornada en alerta 2, se había desplazado fuera de la almendra central, donde los vehículos podían aparcar sin restricciones. Los automovilistas habían elegido, además, para dejar sus coches, los barrios que tenían transporte público bien conectado con el centro.

La alcaldesa, Manuela Carmena, alabó el comportamiento de los madrileños, porque habían demostrado que eran capaces de colaborar activamente para rebajar los niveles de contaminación. Cumplieron las restricciones al tráfico a las que obliga el protocolo, aprobado por el anterior equipo de Ana Botella (PP) en marzo de 2015 y que el equipo de Ahora Madrid está revisando para endurecerlo.

El Ayuntamiento carecía ayer de los datos sobre las sanciones que se han impuesto durante estos dos días de restricciones al tráfico. Aunque no ha dado órdenes de endurecer el control a la policía municipal, 400 agentes de movilidad prestaron ayuda a los controladores del SER. Quien haya aparcado mal no se librará de una sanción de 90 euros. Carmena deja una puerta abierta a la conciliación. “Teniendo en cuenta la situación de excepcionalidad que vivimos, se analizará cada caso por separado”, aseguró.

Previsiones halagüeñas

Las previsiones ante el fin de semana son más halagüeñas, sobre todo porque el sábado y el domingo el tráfico disminuye el 20% y el 30%, respectivamente. Pero el tiempo no da respiro. La Aemet no prevé cambios significativos para los próximos días en Madrid. Las temperaturas seguirán suaves, con cielos poco nubosos o despejados y sin viento. Un escenario que propicia que el NO2 se acumule a lo largo del día y se manifieste por la tarde. Momento en el que se produce una inversión térmica, que impide al aire situado encima de la boina de Madrid sustituir al de abajo, que es más frío y pesa más. “Lo que puede ocurrir es que hoy se mantengan las mismas restricciones que el viernes”, dice el Ayuntamiento.

 

 

Un cambio de información en menos de 15 minutos

F. Javier Barroso

El Ayuntamiento cambió radicalmente, en menos de 15 minutos, la información que facilitó en la noche del jueves al viernes sobre las restricciones que tenía previsto adoptar sobre el tráfico debido a los altos índices de contaminación. Los indicadores que se utilizan para elaborar la información (niveles de NO2) habían cambiado entre las 22.00 y las 23.00 horas. Eso provocó que la alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid), explicase en la cadena SER que a última hora del jueves se estaban dando las condiciones necesarias para levantar todas las restricciones. De todas formas, en aquel momento, cinco de las 27 estaciones de medición de calidad del aire ya daban niveles superiores a los 200 microgramos de dióxido de nitrógeno.

A los pocos minutos, el gabinete de prensa del Ayuntamiento remitía una información en la que anunciaba que no solo se mantenía la limitación de velocidad a 70 kilómetros por hora, sino que además se prohibía el estacionamiento a los no residentes en el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER).

Pero a esa hora, ya muchos madrileños se habían acostado. Parte de ellos se enteraron de los cambios cuando ya estaban en sus coches o leyeron los carteles luminosos de entrada a la capital.

Carmena pidió ayer disculpas y explicó que tan solo transmitió lo que le decían los técnicos. La portavoz del PP, Esperanza Aguirre, aprovechó lo ocurrido para denunciar “la malísima gestión y el poquísimo respeto a los ciudadanos” que, según ella, mostró la alcaldesa

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información