Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts pel Sí forzará el reglamento para debatir la resolución el 9-N

La coalición extremará la aplicación de la norma si el PP retrasa deliberadamente discutir la declaración de independencia

La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas
La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas.

Junts pel Sí y la CUP están dispuestos a forzar el reglamento del Parlament para poder debatir el día 9 por la mañana la propuesta de resolución sobre el inicio de declaración de independencia. La discusión coincidiría así con la sesión de investidura de Artur Mas, prevista para esa tarde. Ciudadanos y PSC lograron ayer que la Mesa de la Cámara reconsiderara su decisión —es un mecanismo automático— de aceptar la tramitación del texto atrasando unos días la celebración del pleno. Los independentistas, sin embargo, no quieren cambiar de planes.

Las dos fuerzas independentistas se han conjurado para que se celebre el día 9 el pleno extraordinario de la resolución en la que se contempla la creación de un estado catalán y en la que se expresa explícitamente que desacatarán al Tribunal Constitucional por considerar que no está legitimado desde que dictó la sentencia del Estatuto. Los dos partidos quieren expresamente que el pleno se celebre la mañana del día 9, justo antes de la primera sesión de investidura a la que se someterá Artur Mas. Ninguno de los dos partidos independentistas ha explicado con claridad la urgencia de ese debate más allá de que coincide con la fecha simbólica del día 9, justo un año después de la consulta alternativa.

Miembros de Junts pel Sí barajan la idea de forzar el reglamento después de que las fuerzas constitucionalistas hayan diseñado un plan para demorar todo lo posible la celebración de esa sesión. Ciudadanos y el PSC registraron a primera hora de la mañana sendas propuestas de resolución en las que pidieron a la Mesa que reconsiderara su decisión de tramitar la propuesta independentista. Las dos fuerzas, muy distanciadas en Cataluña, coincidieron, sin embargo, en la misma tesis: que se trata de un problema de fondo porque una declaración de independencia desborda el marco jurídico-político del Parlament y colisiona con el Estatut y la Constitución. Y por una razón de forma: el PP aún no se ha constituido como grupo parlamentario.

El calendario de la propuesta

  • La Mesa del Parlament paralizó ayer la tramitación de la resolución independentista, porque PSC y Ciudadanos pidieron que se reconsidere.
  • El órgano, con mayoría independentista, rechazará esa petición, pero para hacerlo debe oír antes a la Junta de Portavoces, que aún no se ha creado porque el PP no se ha constituido como grupo. Tiene  como límite hasta el viernes día 6. El PP agotará el plazo.
  • Ciudadanos sostiene que como pronto y con el reglamento en mano, el Pleno extraordinario se debería celebrar a partir del martes día 10. Pero Junts pel Sí está dispuesto a forzar el reglamento si el PP no cede para que el Pleno se fije el día 9.

Junts pel Sí quiere forzar el reglamento convocando igualmente la Junta de Portavoces e invitando a ella a los diputados del PP aunque todavía no estén constituidos como grupo. Estos días, recuerda Junts pel Sí, el PP ya utiliza esta fórmula para asistir a las reuniones de la Mesa.

De momento, la tramitación de la declaración ha quedado paralizada hasta que la Mesa resuelva una vez escuchada a la Junta de Portavoces. Habrá que ver si a esta junta se reúne con el PP ya constituido como grupo o con sus diputados asistiendo a ella de forma individual. El PP tiene tiempo para formalizar su grupo parlamentario hasta las 9.30 de la mañana del viernes 6. Ciudadanos sostiene que con ese calendario el pleno solo se podría celebrar a partir del día 10 para dar tiempo a la presentación de enmiendas.

El popular Xavier García Albiol se felicitó por la demora, que se atribuyó, e ironizó afirmando que agotará el plazo hasta el límite para “dar tiempo” a Pedro Sánchez, líder del PSOE, a “llamar al orden” a los socialistas catalanes. Sin embargo, fuentes de Junts pel Sí consideran que los populares no apurarán el tiempo para constituirse como grupo y que se podrá celebrar el pleno el día 9.

El pulso entre los dos bloques no impidió que Catalunya Sí que es Pot pudiera presentar una resolución propia por la vía de urgencia en la que pide un plan de emergencia social y abrir un “proceso constituyente” que debe de culminar con un referéndum de autodeterminación en 2016 enmarcado en la reforma de la Ley del Referéndum. El texto sostiene que si esta opción queda bloqueada el Parlament debería “poner en marcha nuevos y más enérgicos procesos de movilización social y ciudadana”. Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, criticó que los independentistas han facilitado a Catalunya sí que es Pot que que su propuesta llegue al pleno por la vía de urgencia. El referente de Podemos en Cataluña, en cambio, votó en contra de que los letrados del Parlament, como pretendía el PSC y Ciudadanos, examinen el plan de Junts pel Sí y la CUP. Fuentes de la coalición de izquierdas defienden que se pueda debatir cualquier tema en la Cámara.

Más información