Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos y el PP acusan al PSC de “alinearse con los nacionalistas”

Los socialistas afirman sentir “vergüenza” de la “derecha” que busca la confrontación

La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas.
La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas.

La precampaña para las elecciones del 20-D ha impregnado este miércoles los movimientos de los partidos en el Parlament. Tras haber quedado paralizada unos días la propuesta de resolución de inicio del proceso independentista, Ciudadanos y el Partido Popular han acusado a los socialistas de haberse descolgado a “última hora” de otra resolución de carácter político impulsada por las fuerzas constitucionalistas. Inés Arrimadas y Xavier García Albiol han reprochado al PSC no encarar el proceso soberanista. Eva Granados, portavoz socialista, ha afirmado sentir “vergüenza” de que la campaña de las generales se “mezcle” con un asunto tan grave como el de la secesión.

La socialista ha asegurado que “desde el minuto uno” ya avisó el martes tanto al PP como a Ciudadanos que no participaría en un bloque "frentista" porque su apuesta es la del “diálogo” y participar en mesas de negociación para una futura reforma de la Constitución. “No queremos dar legitimidad a un debate sobre un texto que es ilegal”, ha señalado la diputada para justificar su decisión de no promover una propuesta paralela. Granados ha defendido la necesidad de frenar la resolución independentista tanto por razones de forma –el PP no está constituido como grupo- como de fondo. El PSC recuerda que los mismos letrados del Parlament consideraron en un informe del 7 de febrero de 2011 inapropiado tramitar como una proposición de ley de declaración de independencia impulsada por los diputados de Solidaritat al entender que la fórmula más apropiada para canalizarla era una iniciativa de reforma constitucional.

Pese a las explicaciones del PSC, García Albiol ha revelado, sin embargo, que los tres partidos habían pactado esa resolución conjunta para mostrar la unidad frente al “golpe de Estado sin armas”. El popular se ha felicitado de su estrategia de no constituirse como grupo parlamentario para dilatar la tramitación de la propuesta y, con ironía, ha afirmado: “Necesito concentración para decidir cómo organizar mi grupo y quiero darle margen a Pedro Sánchez para que ponga orden en el PSC y le haga reflexionar", ha argumentado. El PP tiene como plazo hasta el próximo día cinco a las seis de la tarde para constituirse en grupo parlamentario y aún no ha concretado cuándo lo hará aunque fuentes de Junts pel Sí han señalado que no tienen la menor duda de que agotará el plazo. García Albiol ha trasladado la responsabilidad al PSOE: "Depende de lo que haga Pedro Sánchez".

Arrimadas ha sostenido que la decisión de los socialistas de no participar en un texto conjunto supone que se sitúan del lado de las fuerzas independentistas. "Pedro Sánchez no puede presentarse como candidato a presidir España si su partido en Cataluña comparte el discurso de los nacionalistas", ha dicho la líder de la oposición que finalmente ha presentado una resolución en solitario y sin el PP. El texto consiste en un documento de cinco puntos que insta a respetar "la diversidad política de Cataluña, el cumplimiento de la ley, la Constitución y el Estatuto, la no utilización partidista del Parlament y el control al Gobierno", según reza el documento. Arrimadas ha lamentado que "en una situación como la actual el PSC no haya querido hacer un esfuerzo de unión para plantear simplemente una declaración que diga que hay que respetar la democracia". Los socialistas han mostrado su perplejidad por que Ciudadanos haya pedido a la Mesa que reconsidere tramitar la propuesta de independencia mientras paralelamente impulsa otra en contra de la misma.

Más información