Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes se niega a destituir a su portavoz como le exige Aguirre

La presidenta regional ve “sobredimensionada” la crisis abierta en el PP de Madrid a menos de dos meses para las generales

Aguirre y Cifuentes Ampliar foto
Aguirre (izquierda) y Cifuentes, en un mitin el domingo en Alcorcón. EFE

La guerra en el PP se recrudece. Esperanza Aguirre lleva desde el viernes pidiendo sin éxito el cese de Enrique Ossorio como portavoz parlamentario. La presidenta del partido exige a Cristina Cifuentes que lo destituya porque este dio a conocer a un grupo de diputados que Ignacio González, anterior presidente regional, estaba molesto con la actitud de parte del grupo parlamentario. González cree que el PP de la Asamblea no es capaz de controlar la comisión sobre la corrupción que comienza en noviembre que ha citado a numerosos excargos del partido.

Sin embargo, Cifuentes no se plantea destituir a Ossorio, que fue consejero de Economía y Hacienda en el Ejecutivo de González (2012-2015), y al que ella hizo portavoz parlamentario. “Va a seguir siendo el portavoz y nadie ha cuestionado su trabajo, estoy muy satisfecha de su labor”, afirmó ayer en rueda de prensa. Por si quedaban dudas, Cifuentes subrayó que “está realizando un trabajo estupendo, valorado por mí y por el resto de sus compañeros”. “No he tenido ni una sola queja de la labor de Enrique Ossorio. Ningún diputado ha pedido el cese”, apostilló.

Ossorio, que el viernes intentaba informar a Cifuentes de las quejas de Ignacio González en el comité de dirección, se equivocó de grupo de WhatsApp, según adelantó El Español, y envió los mensajes a un grupo de diputados, entre los que había aguirristas. “Ni caso. Nosotros a lo nuestro”, decían los mensajes del portavoz del Parlamento regional respecto a las críticas del expresidente regional.

Cifuentes, que forma parte del principal órgano de mando del PP madrileño, no ha acudido al comité de dirección en el último mes, según reconocen en su entorno. Responsables del PP explican que en su lugar acuden personas de su confianza, como el propio Ossorio. González, secretario general del PP autonómico más poderoso del país, también se ha ausentado en las últimas reuniones del comité.

El detonante de la crisis abierta en el PP de Madrid a menos de dos meses de las elecciones generales fue la destitución de Jesús Gómez, exalcalde de Leganés y aguirrista confeso, que el miércoles abandonaba la comisión de investigación de corrupción, de la que era portavoz. “Un portavoz no puede tomar decisiones sin tomar en consideración al grupo parlamentario. Un portavoz no puede tener una estrategia propia, diferente del grupo y marcharse por su cuenta y riesgo de una comisión. Los diputados no pueden tener decisiones individuales y su relevo se ha hecho como el de cualquier portavoz en otra comisión”, justificó Cifuentes. El sustituto de Gómez es Alfonso Serrano, que pertenece a la dirección nacional del partido.

Diputados a la contra

Un sector mayoritario del grupo parlamentario popular, con la excepción de una docena de diputados próximos a Cifuentes, responsabilizan a esta de lo que pueda pasar en la comisión sobre la corrupción. En concreto, varios parlamentarios que ocuparon puestos relevantes en los Ejecutivos de Aguirre y González están inquietos por su potencial comparecencia. La presidenta de la Comunidad de Madrid, para intentar calmar los ánimos, afirmó que la oposición pretende “abrir un juicio universal contra el PP” y destacó la “diferencia de trato” con lo que ocurre en Andalucía, donde Ciudadanos no se ha mostrado tan exigente con el Gobierno de Susana Díaz (PSOE).

Cifuentes pasó también de puntillas sobre la reunión que mantuvieron González y el portavoz del PSOE en el Parlamento regional, Ángel Gabilondo, a raíz de la citada comisión. “Desconozco el contenido de esa conversación y no tiene demasiada importancia para mí. Entiendo que formara de una serie de contactos que quiera tener con los líderes políticos en su condición de secretario general del PP de Madrid”, afirmó. “Yo me dedico a gobernar y lo demás se lo dejo al resto”, concluyó la presidenta de Madrid.

“Él no me pidió nada ni yo le pedí nada a él (...) Ni había el ambiente ni las circunstancias para que esto fuera así”, observó ayer Gabilondo. El portavoz socialista justificó que la reunión se produjo por la “solicitud reiterada [de González]. Tenía voluntad de hablar conmigo”. Fuentes próximas a Gabilondo afirman que fue una “reunión institucional”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información