Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fira de Barcelona cifra su impacto económico en 2.600 millones anuales

Un estudio revela que la actividad del recinto ferial genera casi 40.600 empleos

Fira de Barcelona ha cuantificado, por tercera vez, cuál es su impacto económico en Barcelona y alrededores. Un estudio del Instituto de Gobernanza Pública y Dirección de Esade lo ha cifrado en 2.624 millones de euros anuales y la generación de 40.580 empleos, reveló ayer el presidente de Fira Josep Lluís Bonet. El informe también midió efectos difíciles de cifrar como la creación de valor público.

El trienio 2012-2014 engloba un ciclo completo de los salones que alberga Fira, explicó Albert Serra, autor del estudio. La cifra de impacto anual se corresponde a una media del periodo estudiado, en el que se celebraron unos 200 eventos que congregaron a 27.000 expositores directos y unos seis millones de visitantes.

Si bien la cifra es similar a la del estudio de 2005 y la actualización de 2008, Bonet resaltó que los años analizados esta vez se corresponde con el del momento álgido de la crisis. “En los años 90 Ifema adelantó a Fira, pero hemos recuperado el liderazgo y somos el referente del sistema ferial español”, dijo en un acto en el Círculo de Economía.

Fira generó en esos tres años un Valor Añadido Bruto de 2.360 millones de euros, el 1,21% del PIB catalán. El impacto económico directo es de 1.598 millones de euros y el indirecto, de 710 millones. Los inducidos son de 316 millones. Alrededor del 40% corresponde al gasto de visitantes y expositores, el 53% a la creación de actividad económica y el resto a gastos operacionales e inversión en infraestructuras. Una cuarta parte de la actividad se deriva del Mobile World Congress, especificó Bonet.

La actividad de Fira también deja 782 millones de euros para el erario. La mitad de los trabajos que se generan se concentran en la restauración, el comercio, el alojamiento y el ocio. “Fira es un proyecto y un éxito de país que se debe a que todos hemos ido a una”, aseguró Bonet. El estudio de Esade pone en valor la aportación del recinto ferial a la creación de centralidades metropolitanas o al posicionamiento de la marca Barcelona en el mundo o en la transferencia de conocimiento.