Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra se plantea ir por separado de Convergència a las generales

Oriol Junqueras pide "responsabilidad" a la CUP para formar Gobierno, pero sin citarla

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, en el Consell Nacional.
El presidente de ERC, Oriol Junqueras, en el Consell Nacional. EFE

Esquerra Republicana de Catalunya baraja la posibilidad de presentarse por separado de Convergència a las elecciones generales del 20-D. La formación ha asegurado este sábado que "están todos los escenarios abiertos" y que esta puede ser una posibilidad, aunque el programa sería conjunto con CDC en cualquier caso. El partido ha celebrado este sábado un Consejo Nacional en el que ha pedido a la CUP, sin citarla, "responsabilidad" después de recordar su "generosidad" en el proceso soberanista.

Las dudas sobre cómo será la candidatura de los partidos independentistas a las próximas elecciones generales del 20-D se van despejando. Mientras continúan las conversaciones entre las fuerzas para decidir quién presidirá la próxima Generalitat, los partidos se afanan en encontrar la fórmula de presentarse de la forma más beneficiosa para el independentismo.

Las opciones son si hacerlo repitiendo la fórmula de Junts pel Sí, en la que se unieron en una única lista, o experimentando otra manera en la que consigan más diputados. Francesc Homs, consejero de Presidencia, ya avanzó que buscan un "fórmula imaginativa" esta semana. ERC no se cierra a nada y dice que aún están todos los escenarios abiertos, pero ya hay algunas certezas: el acuerdo lo presentarán conjuntamente; en las hipotéticas candidaturas también habrá una gran presencia de independientes —aunque se desconoce si en los primeros puestos o no— y la estrategia a seguir será de nuevo centrarse en el área metropolitana para disputar el voto socialdemócrata y sacar más rendimiento en un territorio más propicio a los partidos no independentistas.

Sea como sea la lista o las listas, el primer puesto que ocupará un militante republicano será para Joan Tardà, según ha decidido la ejecutiva del partido. El programa, aunque finalmente decidan ir por separado, será en conjunto con Convergència en todo lo que afecte al proceso soberanista. Esto no quita que sobre otros asuntos —fiscalidad, políticas sociales, etc.— siguen pensando diferente de Convergència, recuerda el partido, y podrían votar cosas distintas.

La elección final no llegará probablemente hasta que esté constituido el Parlament y en pleno funcionamiento. Los republicanos han pactado una declaración conjunta con CDC y la CUP la próxima semana que supondrá el inicio de la hoja de ruta independentista y en cualquier caso, recuerda, es prioritario desbloquear el acuerdo de Gobierno con la CUP para formar un Ejecutivo.

Junqueras piensa que lo tendrá fácil para poner en marcha la maquinaria del proceso porque ya da por hecho que la mesa será de mayoría independentista y que la presidenta de la cámara será Carme Forcadell, que ha estado presente en el Consell Nacional de ERC de este sábado. Invitarla a ella, al exsocialista Toni Comín y a la presidenta de la escisión del PSC, Més, Magda Casamitjana, ha sido el gesto central de la intervención para recordar a los militantes la "generosidad que siempre ha tenido Esquerra en el proceso". Reconociendo la complejidad de "los equilibrios" para poner de acuerdo a tantos actores del independentismo, Junqueras ha recordado: "Nos toca ayudar a poner aceite a todos estos engranajes y esto es lo que hacemos".

La apelación a la generosidad hacia sus militantes es importante. El partido busca evitar la imagen de que claudica ante las proposiciones de otros, sobre todo después de la decepción que se produjo cuando anunció que entraba en la candidatura unitaria de Junts pel Sí para las elecciones catalanas cuando había defendido siempre ir por separado. Esta vez, según han explicado la formación, el escenario es distinto. "Hay muy buena sintonía", insisten en recordar.

En su discurso, Junqueras ha lanzando un mensaje a la CUP sin citarla. La idea central de su apelación es requerirle un esfuerzo para llegar a un acuerdo que consiga formar Gobierno y evite unas nuevas elecciones, ante la posibilidad de que el independentismo pierda votos: "Tenemos la  obligación de llamar a la responsabilidad a todos, aunque no hace falta que la recordemos porque todos los actores tendrán la que le toca".

Tampoco ha faltado en el acto, una vez más, la llamada a abrirse todavía a más fuerzas cercanas pero que no son independentistas y con las que comparten muchos aspectos, como Catalunya Sí que es Pot, o los críticos del PSC. "Tenemos la voluntad de sumar y de construir una mayoría lo más amplia posible, lo que da sentido a nuestro esfuerzo de los últimos años", ha indicado Junqueras.

Más información