Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La moratoria de Colau frena 35 hoteles, albergues y residencias

Otros 51 proyectos se podrán realizar, 36 porque estaban en obras antes de la suspensión

Antigua sede de Banesto, en la plaza de Catalunya de Barcelona
Antigua sede de Banesto, en la plaza de Catalunya de Barcelona.

El Ayuntamiento de Barcelona frena temporalmente la construcción de 35 hoteles, albergues y residencias de estudiantes. Proyectos como los hoteles previstos en un palacio de la calle de Regomir, ante el mercado de Santa Caterina o una residencia de estudiantes del consistorio junto a la estación de Sants. Por otra parte, la capital tendrá, a corto plazo, 51 nuevos hoteles, albergues y residencias más (36 ya estaban en obras antes de la moratoria), en lugares tan emblemáticos como el edificio Banesto o el de la antigua Henkel. Proyectos que sumarán casi 4.000 camas turísticas a las 74.500 que hay actualmente.

La Torre Agbar presentará su petición el próximo mes

El informe presentado por el Ayuntamiento, recoge 51 proyectos que siguen adelante pese a la moratoria. Entre ellos:

- 36 proyectos con licencia previa a la suspensión y que actualmentre están en obras o en inicio. Es el caso del Hotel Rec Comtal.

- 9 proyectos con un plazo de tramitación agotado en el anterior mandato que se aprobarán por silencio administrativo, como el edificio Banesto y el de Henkel .

- 6 proyectos con certificado de aprovechamiento urbanísticos otorgado antes de la suspensión y con licencia obtenida antes de la moratoria, entre los que figura el Hotel Barcelona, en calle Caspe.

Otros tres proyectos con certificado de aprovechamiento urbanístico que han obtenido la licencia después de la moratoria. El caso más notorio es el de la Torre Agbar, que prevé presentar su petición de licencia el próximo mes.

El consistorio ha presentado este viernes, cuatro meses después de dictar la polémica moratoria de apertura de nuevos hoteles, apartoteles, pensiones, residencias y albergues, la foto de la afectación del sector. Los 35 proyectos que frena son 30 hoteles, tres albergues y dos residencias de estudiantes que se concentran en el Eixample (18 casos) y Ciutat Vella (ocho). La suspensión, en cambio, no afecta a otros 51 proyectos: 45 hoteles, cinco albergues y una residencia, ubicados sobre todo en los mismos distritos, además del barrio del Poblenou, en el distrito de Sant Martí.

De estos 51 establecimientos que se podrán realizar, 36 ya tenían licencia y muchos estaban en obras antes de la moratoria; nueve prosperarán por silencio administrativo durante el mandato del ex alcalde Xavier Trias; y seis tenían certificado de aprovechamiento urbanístico, que les da derecho a licencia. Entre estos seis casos no figura la torre Agbar, que tiene certificado de aprovechamiento, pero no ha solicitado ninguna licencia.

La cuarta teniente de alcalde y responsable de Urbanismo, Janet Sanz, ha defendido con vehemencia la suspensión de licencias, de un máximo de un año, ha recalcado, para "poner orden". "La foto demuestra que la moratoria no es una losa para la ciudad, porque hay muchos proyectos en marcha, lo que conducía a la ruina del sector era seguir de brazos cruzados y dejando todo el control en manos de los privados", ha insistido, y ha recordado que la suspensión de licencias tiene el aval de los servicios jurídicos municipales.

A raíz de la moratoria, el Ayuntamiento ha recibido la notificación formal de 16 recursos de promotores ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), además de 21 alegaciones a la moratoria. Hace unas semanas, el TSJC cuantificó en 26 los recursos contencioso administrativos presentados.

Sanz ha explicado que en la ciudad hay 785 licencias de hoteles, 9.480 pisos turísticos, 100 albergues y 70 residencias de estudiantes. "Sabemos que vamos tarde, pero estamos a tiempo de regular esta foto, esta realidad, que indica que partimos de una situación de crecimiento ilimitado del uso hotelero", ha argumentado. Y ha defendido la redacción de un nuevo plan urbanístico debido a la "inadecuación de los instrumentos urbanísticos vigentes".

La idea de Urbanismo es iniciar ahora un proceso participativo que permita culminar en marzo de 2016 con la aprobación inicial del nuevo Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), que fije el reparto de carga turística en la ciudad. Un proceso participativo al que se invitará a los principales agentes implicados: sector turístico, vecinos, comercio, restauración, sectores cultural y deportivo, sindicatos, entidades territoriales y medioambientales.

La pretensión del Ayuntamiento es que el PEUAT garantice el derecho a la vivienda y evite la expulsión de vecinos de los barrios más atractivos; vele por la convivencia entre vecinos y turistas y las condiciones socio-ambientales del espacio público, de forma que no se produzca gentrificación.

La oposición exigió al Ayuntamiento cuantificar las posibles indemnizaciones provocadas por la moratoria y levantar la moratoria. CiU tachó de "irresponsabilidad" la decisión de suspender las licencias sin haber estudiado las consecuencias mientras que Ciutadans avisó de las consecuencias que puede conllevar la moratoria. Los socialistas tildaron de "tinglado" la actuación del equipo de Colau, que "tan solo sirve para evaluar si 3.000 plazas hoteleras se llevan a cabo en la ciudad". El PP exigió el levantamiendo parcial de la medida que "ha perjudicado a 51 proyectos que no han podido ejercer su actividad durante cuatro meses".

Más información