Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid gastó en Sanidad 500 millones más de los que presupuestó en 2014

El Gobierno de Ignacio González (PP) destinó 6.840,4 millones de euros en 2014 para el Servicio Madrileño de Salud (Sermas) frente a los 7.340,7 millones finalmente gastados

La Comunidad de Madrid presupuestó 6.840,4 millones de euros en 2014 para el Servicio Madrileño de Salud (Sermas), 500 millones menos de los 7.340,7 millones finalmente gastados, según figura en la memoria de la sanidad madrileña correspondiente a ese ejercicio. El gasto real experimentó un incremento de 128,8 millones (1,79%) respecto a 2013. El presidente regional era Ignacio González (PP) y el consejero de Sanidad Francisco Javier Rodríguez, que asumió la cartera entre enero y diciembre después de la dimisión de Javier Fernández-Lasquetty tras querer privatizar la gestión de seis hospitales.

Pese al desfase entre el presupuesto previsto y el realmente ejecutado, el Servicio Madrileño de Salud afirma en su memoria que se han conseguido “importantes ahorros sin reducir la calidad de las prestaciones”. “Las políticas en materia de sanidad llevadas a cabo han permitido una importante contención del gasto sanitario”, sentencia el informe.

Unos cálculos por debajo del gasto real

  • El presupuesto en gastos de personal previsto por el Gobierno de Ignacio González en 2014 era de 2.901 millones de euros. El gasto real fue de 2.934,5 millones.
  • La partida destinada a gastos corrientes fue de 2.304,8 millones. El gasto real ascendió a 2.490 millones.
  • La cantidad presupuestada para activos financieros fue de 647 millones. La real, de 761 millones.

El aumento del gasto en el presupuesto del Sermas fue generalizado salvo en el capítulo de gastos de personal, que disminuyó 13,7 millones (un 0,46% menos) en comparación con el ejercicio anterior y se quedó en 2.934,5 millones, incluidas las cuotas de la Seguridad Social, de 601 millones. La cantidad presupuestada inicialmente era de 2.901 millones. La otra excepción fue el apartado dedicado a otras transferencias, con 19 millones, 1,9 millones menos que en 2013 y equivalente a una bajada del 9,10%.

Los gastos corrientes en bienes y servicios se incrementaron a su vez en 30,9 millones, esto es, un 1,89%, para un total de 1.666,2 millones (se habían presupuestado 1.585 millones). Obedeció “fundamentalmente” a la ejecución de sentencias en 2014 (gasto no consolidable) por un importe superior a 23 millones y al “impacto” de determinados productos farmacéuticos, en concreto medicamentos destinados a combatir la hepatitis C en el tercer trimestre del año pasado, según la memoria del Sermas.

Por otro lado, en 2014 se cancelaron obligaciones de ejercicios anteriores por valor de 158,6 millones. El saldo pendiente con acreedores, al fraccionarse los pagos, era de 161,3 millones. A su vez, la deuda con acreedores por operaciones pendientes de aplicar al presupuesto era de 34,2 millones, de los que 6,9 millones eran de ejercicios anteriores.

Ante el desvío en las cuentas del Sermas, el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado muestra sus “dudas respecto a lo que pueda pasar de cara a la elaboración de los presupuestos de 2016”. El Ejecutivo de Cristina Cifuentes (PP), que tiene un acuerdo de investidura pero no de Gobierno con Ciudadanos, presentará la semana que viene, salvo sorpresa, las cuentas para el próximo año. “El presupuesto es el punto clave de cualquier gestión que pretenda ser eficiente y sólida. Solo con unos presupuestos realistas podremos controlar la evolución de los gastos e ingresos regionales”, advierte Aguado, cuyo respaldo Cifuentes necesita si quiere aprobar sus primeros presupuestos como presidenta de Madrid.

González presentó unos presupuestos de 17.060 millones para 2014, 12 millones más que un año antes. La partida destinada al Sermas suponía casi la mitad del presupuesto. “Es un presupuesto que no exige más sacrificios a los madrileños. Llevamos mucho tiempo ajustándonos el cinturón como nadie más ha hecho”, afirmó entonces González. El dirigente del PP se estrenó como presidente autonómico tras la dimisión de Esperanza Aguirre en septiembre de 2012 con un recorte de 2.700 millones en las cuentas de 2013.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram