Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inmigrantes aportan más a las arcas públicas vascas de lo que gastan

El colectivo genera ingresos que superan en 38 millones los gastos, según datos de 2012

Los inmigrantes aportan más a las arcas públicas vascas de lo que gastan
El director del Observatorio de la Inmigración, Gorka Moreno; el director de Política Familiar y Desarrollo Comunitario del Gobierno vasco, José Luis Madrazo, y Carmelo Garitaonandia, vicerrector del campus de Bizkaia de la UPV. efe

Los inmigrantes aportan 38 millones de euros más de ingresos a las arcas públicas de Euskadi que de gastos en 2012, si bien este saldo positivo se ha reducido en 32 millones desde 2008 ya que ha sido uno de los grupos "más vulnerables" a la crisis, según los datos recogidos en el estudio El impacto económico y demográfico de la inmigración en el País Vasco', que constata asimismo que la población vasca habría perdido 50.000 habitantes sin el efecto de la inmigración.

El informe analiza el impacto económico y demográfico que tiene el colectivo de inmigrantes en Euskadi y "desmonta la creencia más o menos extendida de que la población inmigrante acapara buena parte de los recursos sociales disponibles", en opinión del director de Política Familiar y Desarrollo Comunitario del Gobierno vasco, José Luis Madrazo. En la presentación del trabajo también ha , el vicerrector del campus de Bizkaia de la UPV, Carmelo Garitaonandia; el director del Observatorio Vasco de la Inmigración Ikuspegi, Gorka Moreno, y el responsable de la investigación, Arkaitz Iriondo.

El trabajo elaborado por Ikuspegi cuantifica el impacto económico de la inmigración previo a la crisis (2008) y en plena recesión (2012), referido únicamente a los ingresos a las arcas públicas y sin tener en cuenta a los inmigrantes que ya han obtenido la nacionalidad española. El informe pretende, en palabras de Moreno, presentar "una fotografía nítida, global e integral, más allá de la RGI".

En los cuatro años de estudio (2008-2012), los inmigrantes han aumentado sus aportaciones en cerca de 200 millones, al pasar de 443 a 631 millones, debido sobre todo al aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social (que se eleva de 208 a 277 millones) y el IRPF (que pasa de 112 a 201 millones).

Sin la llegada de población extranjera, Eusakdi habría perdido 50.000 habitantes entre 2001 y 2013

El gasto, por su parte, ha pasado de 372 millones en 2008 a 593 en 2012. La partida más relevante en 2012 en términos absolutos era la de prestaciones económicas y servicios sociales, que se sitúan en 236 millones y suponen el 11,2% del gasto total en este ámbito. En términos relativos, sin embargo, la partida más relevante es el gasto en vivienda, que supone el 13,5% del total.

El estudio indica que este incremento del gasto durante la crisis está motivado por el impacto de la crisis en "uno de los colectivos que se encuentra en mayor situación de vulnerabilidad", pero también por el aumento de población extranjera en cerca de 40.000 personas, que también incide en el aumento de ingresos.

Asimismo, los responsables del informe destacan que esta política de garantía de ingresos de Euskadi conlleva que el consumo de este colectivo no disminuya tanto en otros lugares, lo que redunda en los ingresos de impuestos como el IVA o los impuestos especiales.

"Los datos indican que la hipótesis, extendida en nuestra sociedad, de que el colectivo de nacionalidad extranjera aporta menos de lo que recibe a través del sistema de protección social no se sustenta en los datos estadísticos disponibles, y lógicamente volverán a aportar más cuando el cambio de ciclo se haya confirmado", señalan sus responsables.

Por otro lado, el estudio destaca, según ha indicado su coordinador, el impacto "extremadamente positivo" de la población extranjera sobre la demografía vasca ya que, sin la llegada de población de nacionalidad extranjera en los últimos años, se estima que la población vasca se habría reducido en casi 50.000 habitantes en el periodo 2001-2013.

De igual forma, han mejorado indicadores como la tasa de natalidad (con un impacto positivo de siete décimas), la tasa de dependencia (que se reduce en 2,6 puntos con este grupo de población) o la tasa de envejecimiento (diez puntos menor gracias al impacto de las personas extranjeras.

Más información