Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hiperactividad artística

Las galerías de arte buscan impulsar el sector con la fórmula de concentrar en un fin de semana un buen número de propuestas

Hace ya unos años que las galerías barcelonesas buscan nuevos recursos para impulsar su posición en el circuito europeo. Tras intentos poco satisfactorios como dedicar el inicio de temporada a los artistas emergentes, este año recurren a un formato internacionalmente exitoso y consolidado: el Gallery Weekend. Básicamente se trata de concentrar en un fin de semana un gran numero de propuestas para despertar un nuevo interés en el público local y conseguir atraer el coleccionismo internacional. El primero de Cataluña, promovido por la asociación Art Barcelona arranca hoy con la adhesión de 21 galerías, repartidas en cuatro rutas que incluyen también instituciones y espacios singulares, que habitualmente no exhiben arte. De hecho, esta particularidad, que se plasma en Composiciones, una serie de cinco proyectos, encargados para la ocasión, será el sello singular del fin de semana artístico barcelonés. Destaca Luces, una historia de la iluminación desde la vela hasta el LED concebida por David Bestué para la antigua fábrica Cosme Toda de L’Hospitalet, que se propone como un nuevo núcleo del circuito artístico. Lo demuestran el reciente traslado de dos galerías punteras, Nogueras Blanchard y Ana Mas, e iniciativas como el proyecto de decoración de persianas del colectivo Monkey Fingers y 12+1 Mural’H, un programa de graffiti en los muros cercanos a la parada de metro de Torrassa.

Además de la muestra de Mladen Stilnovic que inaugura su nueva sede periférica, Nogueras Blanchard no renuncia al centro y ocupa el Pabellón Mies van der Rohe con una instalación de Ignacio Uriarte, que a partir de los tres mármoles utilizados para construirlo, reflexiona sobre la visión arquitectónica y urbanística que el pabellón ofrecerá en el futuro.

No será el único aliciente del área de Plaza de España, ya que Carles Taché estrena nuevo espacio en la calle México y el Pabellón Italiano de Montjuïc acoge la octava edición de Swab, la feria dedicada al arte emergente impulsada por el arquitecto Joaquín Díez Cascón, que reúne 65 galerías y 200 artistas. La coincidencia de los eventos hace que el número de coleccionistas se duplique, ya que a los más de 60 invitados por las galerías se suman 70 traídos por la feria de diversos países, incluidos seis chinos. Los coleccionistas invitados significan adquisiciones seguras, aunque la presencia internacional y el posicionamiento en el mercado extranjero (donde España es penalizada por un IVA superior) no es lo único que preocupa al sector. “Hace tiempo que queremos reactivar la relación con la ciudadanía”, asegura Joan Antonio Maragall, presidente de la Asociación Art Barcelona y propietario de la galería Trama, que en esta línea ha apostado por un proyecto específico de Ángel Marcos sobre Barcelona.

El abanico de propuestas es muy variado y va desde un trabajo en proceso sobre la imagen del arte en la cultura contemporánea de Daniel G. Andújar y López Cuenca (Palmadotze), hasta un homenaje a Torres-García (Sala Dalmau) con obras desde 1905 hasta 1940; desde un proyecto específico de Francesc Ruiz (Estrany-de la Mota), representante de España en la Bienal de Venecia, hasta una película de la artista franco marroquí Bouchra Khalili (ADN) sobre las problemáticas de las minorías políticas. Como si la oferta ya no fuera apabullante, un grupo de jóvenes galerías ha planteado su propio Young Gallery Weekend, organizado por el espacio creativo Escalera de Incendios, que reúne obras de 25 artistas en siete espacios independientes.