Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas avisa que “no pagará su parte de la deuda” si el Estado no negocia

El presidente catalán considera las palabras de Linde "irresponsables e indecentes"

Artur Mas durante un acto de campaña

Artur Mas va aumentando la contundencia de sus respuestas a medida que se acerca el 27-S. Tras un fin de semana en el que cargó contra la banca por sus advertencias y pidió hacer “un corte de mangas” a PP, PSOE y Podemos, el presidente de la Generalitat ha criticado este lunes el gobernador del Banco de España, Luis Linde, por avisar del riesgo de un corralito en Cataluña. “Hay gente que tiene el poder y no quiere perder la silla. Hoy tenemos otro ejemplo, el del gobernador del Banco de España. Personas al servicio del Estado que no quieren perder el poder”, ha criticado Mas, que ha desdeñado la advertencia de corralito: “Es irresponsable e indecente amenazar con cosas que nadie en un país democrático se atrevería a insinuar. Lo hacen porque no tienen ningún otro argumento”.

El Consejo Asesor para la Transición Nacional, el órgano que creó Mas para estudiar el camino a la independencia y sus consecuencias, advirtió en uno de sus informes del riesgo de corralito. Un aviso que el candidato del PP, Xavier García Albiol, ha reiterado en campaña. Mas se ha escudado en el redactado explícito del informe para insistir en que no se producirá esta situación. El documento apunta que “la estrategia del Gobierno español de crear resistencia y la respuesta ciudadana en Cataluña pueden llegar a crear una situación de gran inestabilidad financiera (incluida la posibilidad de un corralito): de hecho, esta posibilidad se utiliza en España para disuadir a Cataluña para avanzar en el proceso de autodeterminación”. Mas sostiene que el documento incluye esta hipótesis aunque sea “inimaginable”. “¿El Gobierno español quiere que haya problemas financieros en la UE? Es inimaginable, forma parte de influir en el voto tanto como pueda, y que gane el miedo”.

Mas cree que el Ejecutivo “no lo hará porque no le interesa”. Y ha lanzado una advertencia: “España se juega mucho. Imaginad que no haya acuerdo con la deuda pública española. ¿Cómo haría frente el Estado a su deuda si no hay acuerdo para que Cataluña asuma su parte? El precio de no ponerse de acuerdo es implacable”, ha alertado.

Todos los candidatos de Junts pel Sí enmarcan cualquier aviso de los riesgos de la secesión en “la estrategia del miedo” del Estado. Para Mas, no habrá ningún tipo de corralito. “Es falso, y lo saben”, ha dicho el presidente catalán, que también ha insistido en la falsedad de las palabras de la banca sobre el riesgo de secesión. “¿Seremos el único país del mundo sin bancos, sin inversiones extranjeras? Siguen tratando a la gente como si no llegara a un análisis mínimamente elemental. No nos lo tragamos, pido que la gente no se deje arrastrar por la estrategia del miedo”.

En un tono muy diferente ha reaccionado a las palabras de Linde el candidato del PP. Xavier García Albiol las ha aplaudido y ha considerado que coinciden con la advertencia de dicho informe del Consejo Asesor para la Transición Nacional que Albiol exhibe en todos los debates políticos. Este lunes ha vuelto a subrayar que con un corralito “se pierde la mitad de las pensiones, las empresas no son competitivas y solo podrán sacar 50 euros al día de su cuenta”. “Es lo que hemos visto en Grecia, donde los jubilados caen desmayados porque no pueden sacar sus ahorros de los bancos”, ha añadido, informa Ivanna Vallespín.

En una posición intermedia se ha expresado Ramon Espadaler, candidato de Unió: “No somos partidarios de asustar a la gente, pero sí de escuchar todas las opiniones, la de hoy es relevante ya que viene del máximo responsable del Banco de España”. Espadaler también ha asegurado que el “riesgo de corralito es cierto y así se ha advertido ya desde otros ámbitos. Hacer cosas porque sí, como una DUI, tiene consecuencias de este tipo”, informa Camilo S. Baquero.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información