Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plásticos negros de rechazo a la mujer en el Alarde de Hondarribia

La compañía mixta Jaizkibel vuelve a desfilar sin incidentes ante al descontento de los defensores del alarde tradicional

Desfile en el Alarde de Hondarribia
Componentes de la compañía mixta Jaizkibel desfilen en Hondarribia entre un pasillo de plásticos negros.

La compañía mixta Jaizkibel, en la que las mujeres participan también como soldados en el Alarde de Hondarribia (Gipuzkoa), ha desfilado hoy entre un pasillo formado por plásticos negros colocados a ambos lados de las aceras como muestra de rechazo de los partidarios del alarde tradicional.

Las mujeres han desfilado como soldados por las calles de Hondarribia sin que se hayan producido incidentes. Protegidos por la Ertzaintza, los integrantes de Jaizkibel han cubierto un recorrido que estaba ocupado por defensores de la fiesta tradicional, que han desplegado, como en los últimos años, plásticos negros en señal de desprecio por la participación de las mujeres.

Seguidores del alarde tradicional, que son mayoría en el municipio costero, han exhibido pancartas con mensajes como "El Alarde de siempre" o "Nosotras también somos mujeres, ¿dónde están nuestros derechos?". Además, en un balcón se ha colgado un cartel con el eslogan: "Respetad la opinión del pueblo". Los 440 integrantes de Jaizkibel han podido terminar su recorrido sin que se hayan registrado incidentes.

Ya es costumbre que el desfile de la compañía mixta haya querido ser ocultado por los detractores del alarde femenino, que son mayoría en Hondarribia. La primera vez que desfilaron fue en 2003, cuando tuvieron que hacerlo custodiados por la Ertzaintza, en medio de unas férreas medidas de seguridad y con algunos altercados. Un año después volvieron a salir protegidos por la Policía vasca y bajo la fórmula legal de manifestación reivindicativa.

A partir de 2005, el desfile de las mujeres vestidas de soldados discurrió en medio de los muros de paraguas negros y plásticos del mismo color con los que los vecinos de la localidad guipuzcoanos quería expresar su disconformidad con el desfile de Jaizkibel, que contaba con las autoridades gubernativas para participar en la fiesta.

Hoy se ha reproducido la escena durante el paso de los integrantes de dicha compañía. Sin embargo, el escenario de la fiesta ha cambiado por completo en cuanto han partido los 5.000 soldados y las cantineras de las veinte compañías del Alarde tradicional, que han realizado el recorrido en medio de los vítores y los aplausos de la gente.

La directora de Emakunde, Izaskun Landaida; la adjunta al Ararteko, Julia Hernández, los representantes de EH Bildu Xabier Olano y Ainhoa Beola, así como la vicepresidenta de Udalbiltza, Iratxe Lopez de Aberasturi, entre otros, han acudido a la localidad guipuzcoana para mostrar su apoyo a Jaizkibel.

El alcalde de Hondarribia, Txomin Sagarzazu (PNV) no ha recibido a la compañía Jaizkibel, como es habitual. Sin embargo, la capitana de Jaizkibel, Izakun Larruskain, ha confiado en que se den "pasos" para que este pueda ser el año "de la solución" a la situación que se vive en esta fiesta.

Más información