El arte contemporáneo interpreta a Calvino

Blueproject Foundation reúne en Barcelona a 12 artistas en una muestra inspirada en las ‘lecciones americanas’ del escritor

Una de las salas de la exposición con la escultura roja de Daniel Firman.
Una de las salas de la exposición con la escultura roja de Daniel Firman.

“Estamos en 1985: apenas nos separan quince años del comienzo de un nuevo milenio”. Con estas palabras el escritor italiano Italo Calvino pensaba empezar una serie de conferencias en la Universidad de Harvard. Desgraciadamente nunca llegó a pronunciarlas, porque la muerte le alcanzó justo una semana antes de salir hacia Estados Unidos. Pese a ello, sus clarividentes reflexiones no se perdieron y dieron lugar a un libro póstumo, Seis propuestas para el próximo milenio, en el cual Calvino ofrece un ejercicio de anticipación teórica a través de seis conceptos que en su opinión caracterizarían la cultura del tercer milenio: ligereza, visibilidad, exactitud, consistencia, multiplicidad y rapidez.

Treinta años después, Renato Della Poeta y Aurelién Le Genissel, directores artísticos de Blueproject Foundation de Barcelona, responden al desafío intelectual de Calvino con una muestra colectiva Little is Left to Tell (Calvino After Calvino), abierta hasta el 31 de octubre, que analiza a través de 12 obras cada uno de los seis conceptos presentes en el libro y su contrario. “A pesar de que se inició como una reflexión literaria, el propio Calvino la presentaba ya como una evaluación general de los debates estéticos que nos esperaban”, aseguran los dos comisarios, que han agrupado las 12 obras por pares, que analizan cada una de las seis predicciones de Calvino.

Ligereza irónica

La rapidez magnificada por los avances tecnológicos y la dictadura de la velocidad está representada por dos obras particularmente emblemáticas: la clepsidra de Ignasi Aballí, que parece proponer una temporalidad diferente desde el mundo del arte y el conjunto de preguntas electrónicas que plantean las diminutas pantallas de Rafael Lozano-Hemmer, en 33 preguntas por minutos, el umbral de lo que el cerebro humano puede procesar.

“Esta muestra no quiere ofrecer respuestas, sino hacer resonar las inquietudes de Calvino, que 15 años después de la llegada del nuevo milenio, siguen siendo tan actuales como en 1985”, indican. Unas nubes de Xavier Veilhan que aparecen y desaparecen según la perspectiva y un trabajo de Sophie Calle sobre la ceguera ilustran el concepto de visibilidad en una época en la que todo es imagen y mirada, hasta el punto de convertirse en voyerismo. “¿Hemos conseguido la ligereza irónica que anhelaba Calvino o estamos precipitando en la superficialidad y la insignificancia?”, se pregunta Della Poeta, que para analizar este concepto ha elegido una fotografía de Sam Taylor-Wood y una escultura de Elmgreen & Dragset.

Sendas piezas de Ryan McGinley y Daniel Firman ilustran la multiplicidad, mientras que la consistencia se plasma en el laberinto de Michael Sailstorfer y en Todas las historias, que Dora Garcia reunió desde 2001 a través de Internet con un proyecto especialmente avanzado para la época y condensó en un pesado libro objeto. “Nos parece importante seguir contando historias a través del arte contemporáneo, porque tal y como concluía Calvino: por poco que quede por contar, todavía se sigue contando”, concluye Della Poeta.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50