Altercados en Salou

La familia del senegalés muerto denuncia a los Mossos d’Esquadra

La secretaria judicial no estaba en el piso cuando Mor Sylla se precipitó por un balcón

Concentración de amigos de la víctima en Salou.
Concentración de amigos de la víctima en Salou.josep lluis sellart

Se ha necesitado más de un día para tener un relato oficial sobre qué pasó en el apartamento número 321 del edificio número 3 de la plaza de Sant Jordi de Salou (Tarragona) a las seis de la mañana del martes 11 de agosto. El consejero de Interior catalán, Jordi Jané, ha asegurado este miércoles que Mor Sylla, senegalés de 50 años, murió cuando trató de escapar de la policía por un balcón, sin que los agentes interactuasen con él. El hermano de la víctima ha anunciado que ha denunciado a los Mossos d’Esquadra por su muerte. El Síndic de Greuges ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido.

Más información

Dos agentes, según el relato del comisario jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, entraron en la habitación donde dormía Mor Sylla y otro hombre. Después de reventar la puerta con un ariete, los agentes se identificaron a gritos como policía y pidieron que la gente se tumbara en el suelo. El compañero de Sylla hizo caso a la policía, pero este, según el relato del mando policial, se movió hacia el balcón. La policía le preguntó qué hacía, hacia dónde iba, pero el hombre siguió e intentó descender por la barandilla cuando se precipitó al vacío y murió.

En el momento del accidente, el apartamento aún no se había dado por asegurado y en el interior todavía no habían entrado ni los investigadores ni la secretaria judicial, solo los policías encargados de echar la puerta abajo y detener a los sospechosos. En el mismo dispositivo también se hizo una entrada en otro piso de Salou, en la calle Venus. Allí, y según ha explicado el máximo mando operativo de la policía catalana, otro hombre saltó por un patio de luces del segundo al primer piso. Fue detenido y no resultó herido.

Los Mossos afirman que dos testigos vieron a la víctima caer desde la plaza de delante

En total, detuvieron a 12 personas, acusadas de un delito contra la propiedad industrial. Otra fue detenida por alterar el orden. Los 12 primeros están acusados de importar en cuatro meses una tonelada de material falsificado desde Turquía y Reino Unido. Fuentes policiales explicaron a EL PAÍS que Mor Sylla estaba considerado el cabecilla de los manteros, que movían sobre todo zapatillas y camisetas deportivas y joyas. Sylla se dedicaba supuestamente a vender ese material a compatriotas, que lo distribuían por el Camp de Tarragona, Cambrils, Salou y el Baix Penedès.

A diferencia del pasado martes, cuando murió Sylla, Salou ha vivido este miércoles una jornada pacífica. El centro neurálgico del turismo de la Costa Dorada se despertó en calma, sin rastro de las furgonetas antidisturbios y las calles limpias de contenedores y cristales. Familiares y amigos de Mor Sylla se han manifestado por el centro a modo de protesta. Los concentrados, dos centenares de personas, han caminado desde el Ayuntamiento hasta donde cayó Sylla. Durante toda la marcha se han proferido gritos contra la policía acusándolos de “asesinos” y de “racistas”.

Aunque con mucha menos violencia que el día antes, en la cola de la manifestación se han registrado incidentes. Un grupo de senegaleses se ha enfrentado a dos clientes de un bar que presuntamente les insultaron, y tiraron botellas y sillas. Pero los altercados no se han repetido. Tanto el alcalde de la ciudad, Pere Granados, como el consejero del Interior, Jané, que ha tardado más de un día en comparecer, han llamado a la calma.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50