Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altercados en Salou por la muerte de un senegalés en una operación policial

El hombre, de 50 años, ha saltado de un tercer piso al ver a los Mossos entrar en su piso

Atlas

La muerte de un senegalés de 50 años degeneró el martes en altercados en la localidad tarraconense de Salou. Unas 200 personas se reunieron en la zona en la que su compatriota cayó desde un balcón de un tercer piso al ver cómo los Mossos irrumpían de madrugada en la vivienda al grito de “¡policía!”, según la versión oficial. Los agentes estaban llevando a cabo tres registros simultáneos en una operación contra la venta ambulante, por orden del juez. El incidente acabó a pedradas con la policía, 24 personas heridas de levedad entre mossos y manifestantes y la circulación de trenes interrumpida fruto de las barricadas.

La muerte de Mor se produjo a las seis de la mañana y en pocos minutos corrió la voz. En menos de una hora, la plaza de Sant Jordi de Salou (Tarragona) se llenó de compatriotas esperando saber qué había pasado. La versión oficial asegura que no hubo contacto en ningún momento con la víctima. Que cuando Mor vio llegar a los agentes, se encaramó a la barandilla del balcón, se trató de agarrar a un toldo, y cayó al vacío, según explicó un portavoz de los Mossos d’Esquadra. Los registros se hicieron en presencia de una secretaria judicial, aunque el portavoz de la policía catalana no pudo precisar si en el momento en el que la víctima cayó por el balcón estaba ya dentro de la vivienda. Los concentrados repetían a todo aquel que quería escucharlo que los mossos habían “matado” a su compañero.

Los Mossos niegan mala praxis

Agencias

El Sindicato Autónomo de la Policía (SAP) de los Mossos d'Esquadra ha lamentado este martes la muerte del hombre de origen senegalés que ha fallecido al precipitarse de un tercer piso cuando iba a ser detenido.

Valentín Anadón, el portavoz del SAP, ha lamentado la muerte de este ciudadano, aunque ha afirmado que no es "achacable a ninguna mala praxis", por lo que ha rechazado las criticas que algunos compañeros del fallecido han efectuado sobre la actuación policial.

Anadón también ha lamentado que este caso ha evidenciado que existe un problema de fondo, ya que la Policía Nacional tiene las competencias en materia de extranjería, los Mossos d'Esquadra en la lucha contra las falsificaciones y las policías locales, contra la venta ambulante, lo que cree que afecta a la calidad del servicio que la policía presta a los ciudadanos.

Los nervios poco a poco se fueron crispando y los amigos de Mor impedían que se llevaran el cadáver a pesar de los intentos de la policía catalana de negociar con algunos de los erigidos como portavoces. Cuando los mossos decidieron sacar la furgoneta con la víctima se iniciaron los incidentes que se extendieron, de forma intermitente, hasta pasadas las ocho de la tarde. Varios grupos de senegaleses lanzaron sillas y piedras contra las furgonetas policiales. También se destrozaron vehículos policiales y particulares.

Los peores momentos se vivieron en las vías del tren, que va de Cambrils a Tarragona, a su paso por el centro de Salou. Los concentrados tumbaron contenedores en las vías y lanzaron piedras. La actuación de los agentes antidisturbios de la policía catalana no sirvió para retirar a la gente y la circulación permaneció cortada desde las 11.50 durante más de cinco horas. Los compatriotas de la víctima exigían que dejasen en libertad a los 12 detenidos en la operación policial. Las negociaciones se alargaron hasta última hora de la tarde. A las siete, varios de ellos quedaron finalmente en libertad y se sumaron al grupo de las protestas.

El centro de Salou se detuvo durante horas. Los comercios tenían las persianas bajadas y los turistas no entendían qué pasaba. Las furgonetas antidisturbios pasaban a gran velocidad por las calles y los senegaleses corrían. Entre carga y carga de los mossos algunos de los compatriotas de Mor explicaban que aunque había sido detenido en otras ocasiones, nunca había generado problemas graves y hacía más de siete años que vivía en Salou. Deja dos viudas y dos hijos, explicaron también otras personas entre lamentos. Una vecina de la víctima aseguró que llevaba años viviendo en ese piso y que nunca había dado problemas.

“Nos han matado a uno de los nuestros y ahora os vamos a matar a uno de vosotros”, gritaba uno de ellos directo a la policía. “Sólo nos persiguen a nosotros, que sólo vendemos, a los rumanos que roban no les dicen nada”, repetían. Nadie se erigió como portavoz del colectivo, todo el mundo quería hablar y explicar a la prensa su impotencia contra la policía. Pero a ratos su ira contra las furgonetas alentaba las actuaciones policiales.

Puñetazos al diplomático

A última hora de la tarde, un miembro del consulado de Senegal llegó a Salou y trató de acercarse al lugar en el que murió Mor después de precipitarse. Pero la visita solo sirvió para caldear los ánimos. Cuando el hombre se encontraba a 15 metros del lugar, uno de los concentrados le propinó un puñetazo y diversas patadas. Los mossos volvieron a intervenir y se repitieron las carreras por la ciudad.

La policía catalana lamentó la muerte del senegalés e hizo diversos llamamientos a la calma. Ahora es el mismo cuerpo policial el que investiga lo sucedido. A última hora de ayer, seguían las protestas en las calles, y los agentes estaban preparados para cargar en cualquier momento.

Más información