Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria creará una ley para vetar el ‘fracking’ en Castellón

El Consell estudia los resquicios legales para evitar que el Tribunal Constitucional frene la norma

El Consell creará una normativa que impida la utilización del controvertido método del fracking o fractura hidráulica (extracción de hidrocarburos incrustado en rocas mediante la inyección de líquidos a gran presión) en el norte de Castellón. Así lo ha explicado la directora general de Industria y Energía de la Generalitat, Julia Company, quien ha apuntado que la intención es evitar que salgan adelante los tres proyectos presentados por la compañía canadiense R2 Energy a través de su filial en España, Montero Energy.

Esta firma solicitó permisos en septiembre de 2012 para investigar la existencia de hidrocarburos en una extensión de 200.000 hectáreas de Els Ports y el Maestrat. Hasta cuarenta municipios están afectados por este proyecto.

Los permisos dormían en la antigua Consejería de Industria. En enero de este año, un informe de la Consejería de Territorio y Medio Ambiente admitía el riesgo de utilizar esta técnica y pidió nuevos documentos a la empresa para reclamar más concreción en su proyecto y solvencia técnica.

El departamento que dirigía Isabel Bonig no vetó ni rechazó abiertamente el fracking a pesar de que la Diputación de Castellón sí lo había hecho. Ahora, el nuevo ejecutivo valenciano ha anunciado que seguirá los pasos de otras comunidades que han aprobado leyes antifracking como Cataluña, País Vasco, Cantabria, La Rioja y Navarra. El problema es cómo hacerlo para que el Tribunal Constitucional no ponga el freno.

El Alto Tribunal ha dejado en suspenso varias normativas autonómicas después de que el Gobierno las haya recurrido. De momento, solo Cataluña ha solventado el escollo y logrado que el Constitucional levante la suspensión de la ley, aunque aún no ha dictado sentencia. Esta alternativa catalana consiste en vetar la fracturación hidráulica no de forma directa (una prohibición genérica), sino aprobando otras normas que, en la práctica, son un impedimento al fracking.

Esta vía es la que estudian ahora desde la Consejería de Industria. “Buscaremos un resquicio legal para que no se utilice esta técnica en la Comunidad Valenciana”, ha apuntado Company. Según ha explicado, se trataría de introducir nuevos requisitos ambientales que impliquen que no pueda haber fracturación hidráulica de las rocas para la extracción de hidrocarburos.

La secretaria general de Industria se reunió ayer con la Plataforma Antifracking de Castellón (PAF) para comunicarles su intención de retomar el expediente que estaba en “estado latente” en la Consejería. “El retomar estos proyectos ha sido con un claro objetivo: cerrarlo definitivamente dándole carpetazo”, manifestaron desde la PAF.

La solicitud presentada hace dos años y medio por Montero Energy estaba encaminada a poder investigar durante varios años la existencia de hidrocarburos en el norte de Castellón y, en caso de obtener buenos resultados, iniciar una segunda fase de extracción en la que el fracking había sido una de las técnicas de extracción señaladas por la compañía. El anterior Consell dejó sin resolver la petición a la primera fase de este proyecto, la de investigación.

La solicitud de estos permisos despertó un gran rechazo social y el pronunciamiento en contra de la mayor parte de los cuarenta municipios afectados.