Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘caso Palau’ aguarda, seis años después, fecha de juicio

El caso Palau ya solo está pendiente de que la Audiencia de Barcelona fije día y hora para el juicio

Imagen de archivo de Felix Millet de vuelta en la Audiencia de Barcelona.
Imagen de archivo de Felix Millet de vuelta en la Audiencia de Barcelona.

El 23 de julio de 2009, los Mossos d’Esquadra registraron el Palau de la Música. El 24 de julio de 2015, o sea seis años y un día más tarde, un juez —el cuarto que se ha hecho cargo de investigar el expolio de la institución musical— dictó auto de apertura de juicio oral, lo que pone fin definitivamente a la instrucción. El caso Palau ya solo está pendiente de que la Audiencia de Barcelona fije día y hora para el juicio, que sentará en el banquillo a los saqueadores confesos —Fèlix Millet y Jordi Montull— pero también al extesorero de Convergència Daniel Osácar.

El auto que envía a juicio a Millet y Montull, de apenas cuatro folios, no se puede recurrir, por lo que no hay vuelta atrás. Un total de 16 personas irán a juicio por su relación con el saqueo del Palau de la Música. El que hacía número 17, Jaume Camps —exdiputado de Convergència i Unió— cayó a última hora de la lista porque la Audiencia de Barcelona consideró que el delito cometido —tráfico de influencias— había prescrito. Camps estuvo acusado por su relación con los presuntos pagos de Ferrovial al partido a través del Palau. Quien sí permanece implicado por hacer de intermediario en esos pagos es Osácar y la misma formación nacionalista, que figura como responsable civil a título lucrativo en la causa.

Los principales acusados del Palau

Fèlix Millet

Expresidente del Palau de la Música.

Jordi Montull

Exdirector administrativo y mano derecha de Millet en la institución.

Gemma Montull

Exdirectora financiera e hija del anterior.

Rosa Garicano

Exdirectora general.

Pedro Buenaventura y Juan Elizaga

Directivos de la constructora Ferrovial.

Daniel Osácar

Extesorero de Convergència Democràtica.

La investigación ha acreditado que la constructora Ferrovial desembolsó 6,6 millones de euros al partido de Artur Mas a cambio de la adjudicación de obra pública —la línea 9 del metro, la Ciudad de la Justicia— en el último gobierno de Jordi Pujol. Esas aportaciones se camuflaban domo “donaciones” al Palau de Millet y Montull, que a cambio de prestarse al juego se llevaban una comisión.

El auto de apertura de juicio oral mantiene “las medidas cautelares decretadas hasta este momento”. Entre otras, pues, el embargo de 15 sedes de Convergència decretado el pasado mes de mayo como “garantía” para que el partido devuelva, en caso de condena, los 6,6 millones.

Además de Convergència, figuran como responsables a título lucrativo la esposa y dos hijas de Fèlix Millet, y la mujer de Jordi Montull.