La justicia condena a Barcelona a cerrar cuatro guarderías sin licencia

El consistorio debe clausurar los centros, en el Eixample, tras la demanda de un propietario

Una de las aulas de la guardería La Granota, propiedad de Joan Lluís Liste, en el Eixample.
Una de las aulas de la guardería La Granota, propiedad de Joan Lluís Liste, en el Eixample.JOAN SÁNCHEZ

Joan Lluís Liste siente que el Ayuntamiento de Barcelona le ha llevado a la ruina. En 2008, el consistorio hizo público que iba a clausurar su guardería, La Granota, con el argumento de que no tenía licencia. El anuncio hizo que Liste perdiera la mayoría de matriculaciones y le obligó a despedir a una treintena de trabajadores. También provocó su ira: desde entonces, el empresario batalla para lograr que el Ayuntamiento clausure otras guarderías del Eixample que (éstas sí) operan sin licencia. Ahora, siete años después, ha obtenido una primera victoria. En el camino ha perdido, dice, más de un millón de euros.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha condenado al consistorio a “acordar el cese inmediato de la actividad y la clausura” de cuatro centros del distrito: Mafalda II, Niu, Xerric-Xerrac y Esclop. La sentencia da la razón a Liste, que demandó al Ayuntamiento porque, pese a las denuncias administrativas y la existencia de expedientes sancionadores e incluso órdenes de cierre pendientes, éstas nunca se ejecutaron.

La resolución, que es firme, considera que el empresario tiene un “legítimo interés competitivo” para interponer la demanda, ya que las cuatro guarderías están ubicadas en el Eixample y debe competir contra ellas para captar alumnos. “Es competencia desleal, son guarderías clandestinas”, explica a este diario Liste. La Granota, añade, ha ido recuperando el número de matriculaciones, aunque no ha vuelto a alcanzar las cifras de 2008. “Ahora estamos en torno a los 100 niños”.

La sala de lo contencioso-administrativo del TSJC agrega que los cuatro centros carecen de la licencia ambiental municipal, que es obligatoria, por lo que deben ser clausurados. Desde que se interpuso la demanda ha pasado tanto tiempo que dos de ellas, de hecho, ya no funcionan: El Niu y Xerric-Xerrac. Liste denuncia que esas dos guarderías tenían ya una orden de cese de actividad del Ayuntamiento pero que han tenido margen suficiente para seguir operando. Liste dirigió su demanda contra esas cuatro guarderías privadas porque dice que son las que “reciben subvenciones públicas”. Todas ellas tienen capacidad para más de 100 alumnos y el propio ayuntamiento reconoció, según la sentencia, “la falta de titulación” ambiental. Las guarderías privadas precisan de dos licencias: una, de Enseñanza; la otra, del Ayuntamiento. De esta última carecen la mayoría de establecimientos, según el empresario.

Liste va a exigir la “ejecución inmediata” de la sentencia. Cree que ahora es el mejor momento porque no afecta tanto a los padres, ya que aún no ha empezado el curso escolar. También pedirá que los centros devuelvan el dinero público que han recibido y prevé querellarse contra varios exresponsables municipales por prevaricación; entre otros, el exalcalde socialista Jordi Hereu.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50