Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía aumenta la vigilancia en las piscinas municipales

Los agentes patrullarán tanto de uniforme como de paisano en la apertura, a mediodía y en las horas de cierre de las instalaciones

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido reforzar la vigilancia en las piscinas municipales tras los últimos altercados registrados en algunos recintos, sobre todo, en San Blas y en Moratalaz, según informó ayer el concejal de Salud, Seguridad y Emergencias, José Javier Barbero. Habrá más policías de uniforme y de paisano para evitar que los socorristas y los empleados puedan ser agredidos como ha ocurrido en los últimos días.

Barbero señaló, tras el Consejo Local de Seguridad, que la seguridad se reforzará sobre todo en la apertura de las instalaciones, durante el mediodía y en el cierre, que es cuando se producen mayores tensiones. Algunos bañistas no quieren marcharse y se enfrentan a los empleados para quedarse en la piscina cuando esta cierra. Los peores altercados se vivieron el pasado lunes en San Blas cuando dos hermanos fueron detenidos tras intentar acuchillar a un socorrista. Este increpó a una mujer que se había tirado a la piscina con pantalones.

Otros altercados se han registrado en la instalación de Moratalaz, donde un socorrista fue abofeteado tras cerrar y salir del recinto. Una decena de personas le esperó y le rodeó para agredirlo. La semana anterior fue golpeado un vigilante de seguridad con su propia defensa.

En San Blas, por ejemplo, habrá cuatro policías de paisano durante los días de mayor afluencia, que se unirán a otros dos uniformados. “Estamos en contacto permanente con los responsables de seguridad de las distintas piscinas y, en cuanto hay cualquier problema, mandamos más agentes. Eso no nos lleva más de tres minutos”, explicó el inspector jefe de la Policía Municipal de Madrid, Francisco Caletrio.

El edil hizo autocrítica y lamentó que este refuerzo, habitual ya desde hace años, no se adoptara con mayor antelación. En parte también lo achacó al cambio de gobierno acaecido en el Ayuntamiento con la salida del PP y la llegada de Ahora Madrid. Además, se comprometió a que en próximas temporadas se tomarán medidas con mayor antelación.

El aumento de la vigilancia no es la única medida municipal: se han creado un grupo de mediación para evitar los conflictos con algunos usuarios.

Más información