Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector turístico avisa a Colau de que la moratoria frena la inversión

La industria estima que la paralización de 48 proyectos dejará de crear 5.000 empleos

La torre Agbar, donde el grupo Grans Hyatt tiene el proyecto de reconvertirla en hotel
La torre Agbar, donde el grupo Grans Hyatt tiene el proyecto de reconvertirla en hotel

La industria turística barcelonesa advirtió ayer de que la moratoria en la concesión de licencias hoteleras aprobada por la alcaldesa, Ada Colau, ha frenado en seco las inversiones. El sector estimó que la suspensión ha paralizado la construcción de 48 hoteles, entre ellos el Four Seasons y el Grand Hyatt, y la creación de 5.000 empleos. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, elogió a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, por apostar por el turismo a diferencia de Colau. “No nos despistemos”, avisó.

Una semana después de que Colau anunciara la suspensión de licencias hoteleras durante un año, ampliable a otro más, el sector turístico salió ayer a advertir de que la decisión ya está suponiendo una parálisis en las inversiones en esta actividad, que supone el 14% de la economía de la ciudad. “La moratoria será un frenazo económico para Barcelona”, aseguró el fundador de la asociación de apartamentos turísticos Prohut, Javier Monguió, quien coincidió con el diagnóstico que el presidente de los hoteleros, Jordi Clos, expresó a este diario: “Habrá un efecto bumerán y no vendrán los inversores”.

Uno de los afectados por la moratoria es Emin Capital, que adquirió la Torre Agbar para transformarla en un hotel que gestionará Grand Hyatt. Ángel Soler, socio de la firma, denunció en un debate organizado por la consultora Kreab la “inseguridad jurídica para el inversor” que genera la decisión. Solo el año pasado, el capital destinado a edificios para transformarlos en hoteles ascendió a 325 millones de euros. Muchos de esos proyectos deberán esperar al menos un año para arrancar.

“El mal ya está hecho”

“El problema no solo se circunscribe a los que habían pedido licencia, sino que se ha lanzado al mercado de inversión el mensaje de que las reglas de juego se pueden cambiar a mitad del partido”, lamentó la directora de Aguirre Newman en Barcelona, Anna Gener. “El mal ya está hecho”, abundó Bruno Hallé, socio director de la consultora Magma HC.

“Ellos cumplen con su programa”

La moratoria ha causado malestar pero no sorpresa entre los hoteleros. “Ellos están cumpliendo con su programa”, recordó Gerard Subirats, vicepresidente de SB Grup. El sector coincidió en que ahora hay una doble tarea: contribuir en la elaboración del plan estratégico y explicar mejor los beneficios del turismo. “La tasa podría servir para hacer mejoras urbanísticas, por ejemplo, en Nou Barris”, propuso Anna Gener.

Ahora en Barcelona pueden iniciarse más de 40 hoteles con las licencias ya otorgadas. La moratoria ha dejado congelados 30 proyectos y otros 18 que estaban a punto de pedir la licencia. Hoy la capital catalana tiene más de 600 establecimientos con casi 70.000 camas, según el Ayuntamiento. “Si no queremos ser Venecia, algún límite de carga del turismo habrá que poner en Barcelona”, justificó Colau en una entrevista en EL PAÍS.

Aun así, el sector consideró que la ciudad necesita más establecimientos de lujo. Por ello, criticó que el Ayuntamiento no atienda sus llamadas. “Hay una distancia entre el gobierno y la iniciativa privada, pero también deberíamos ser más potentes como lobby”, aseguró Montse Rius, directora de Desarrollo de la filial hotelera de Banco Sabadell. El sector descartó, en general, que el consistorio reciba un alud de demandas por la decisión y optó por llegar a acuerdos. “No debemos tenerlos de espaldas, sino al lado”, resumió Xavier Gener, director general adjunto de Derby Hotels.

Más información