Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña se queda sin ley electoral por las discrepancias entre los partidos

El principal escollo del texto, pendiente desde 1980, es la ausencia de una nueva fórmula para el reparto de escaños

El pleno del Parlament, en una imagen de archivo
El pleno del Parlament, en una imagen de archivo

Cataluña acabará otra legislatura sin una ley electoral propia. Los partidos han evidenciado hoy en el Parlamento catalán sus desacuerdos para impulsar un texto de mínimos que permitiera afrontar las elecciones de septiembre con una ley electoral específica, una asignatura pendiente desde 1980. Los desacuerdos han aflorado básicamente porque CiU y ERC pretendían aprobar una ley incompleta que incluía nuevos elementos de transparencia y de control de gasto en campañas pero que no contaba con una nueva fórmula para el reparto de escaños.

La ponencia que elaboraba la ley ha dado por finalizados hoy sus trabajos tras una última reunión de menos de una hora en la que se ha constatado que el texto aprobado no cuenta con la preceptiva mayoría de dos tercios de la cámara necesaria para dar luz verde al proyecto.

Todos los partidos han comenzado a culparse mutuamente del nuevo fracaso. Nadie ha movido pieza en este último encuentro. El Partit dels Socialistes ha vuelto a defender un modelo electoral con recuento único de voto que minimice la sobrerepresentación actual de las provincias menos pobladas. Convergència, Esquerra, Iniciativa y la CUP tampoco han conseguido segregar de la ley la administración electoral con la que pretendían sustituir a la Junta Electoral Central ya en las elecciones del 27 de septiembre.

La ponencia ha encargado a los letrados del Parlament la elaboración de un “documento de síntesis” para que en la próxima legislatura los diputados puedan aprovechar la labor que se ha venido realizando los últimos meses.

El portavoz de ICV en la ponencia, Jaume Bosch, ha acusado al PSC, PP y Ciudadanos de tener una “actitud obstruccionista” porque, según él, la falta de acuerdo sobre el recuento no impedía aprobar la administración electoral.

El PSC ha asegurado en una nota de prensa que la culpa de la situación es de Convergència i Unió y de Esquerra Republicana. “Los dos grupos que forman mayoría en el Parlamento no han impulsado los elementos de consenso que permitieran un acuerdo”, ha dicho el diputado David Pérez.

La portavoz del Gobierno catalán, Neus Munté, ha insistido en que no se puede hablar de “fracaso” pero ha lamentado la actitud de los diferentes partidos, a los que ha llamado a hacer una reflexión sobre la situación creada. El Parlamento catalán está intentando aprobar una ley electoral propia desde 2007.

Más información