Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcaldes del PNV se suben un 44% el sueldo por la “singularidad” vasca

Los regidores de Arrigorriaga, Beasain y Azkoitia pasarán a cobrar algo más de 65.000 euros brutos anuales, 15.000 más que el tope fijado por la ley de racionalización municipal

El alcalde de Arrigorriaga, Asier Albizua, junto a la presidenta del PNV de Bizkaia, Itxaso Atutxa.
El alcalde de Arrigorriaga, Asier Albizua, junto a la presidenta del PNV de Bizkaia, Itxaso Atutxa.

Los alcaldes de Arrigorriaga, Beasain y Azkoitia, todos del PNV, se han subido su sueldo hasta el límite máximo que les permite la "singularidad foral" del País Vasco y pasarán a cobrar algo más de 65.000 euros brutos anuales cada uno, muy por encima de los 50.000 euros que establece la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local para los municipios de menos de 20.000 habitantes, aprobada en 2013 con los votos del PP y el apoyo del PNV en el Congreso.

La primera decisión que han adoptado Asier Albizua, regidor de Arrigorriaga (Bizkaia), Javier Zubizarreta (Azkoitia) y Aitor Aldasoro (Beasain) tras acceder al cargo tras las pasadas elecciones municipales ha consistido en aumentar sus salarios para adecuarlos a las recomendaciones de Eudel (la Asociación de Municipios Vascos) y las normas forales aprobadas recientemente en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa para adecuar la normativa estatal y fijar los límites máximos de las retribuciones de los corporativos vascos.

Así, Albizua, alcalde de Arrigorriaga, pasará a cobrar 65.509 euros brutos anuales, un 45% más que su retribución en la pasada legislatura. En el anterior mandato, la oposición logró un acuerdo para fijar el sueldo de Albizua en 45.135 euros, pero esa decisión municipal ha sido revocada en el primer pleno de la legislatura. Los votos del PNV y los socialistas, que gobiernan esta localidad en coalición, ha permitido incrementar ahora la nómina del regidor, que fue increpado por algunos vecinos con gritos de "chorizo", "ladrón" y "sinvergüenza".

Albizua publica su nómina en el portal del Ayuntamiento de Arrigorriaga. Su último recibo, correspondiente a enero de este año (sin aplicar la última subida aprobada en junio), muestra un sueldo bruto de 3.223 euros brutos (2.445 euros netos ese mes).

Algo semejante a Arrigorriaga ha sucedido en los municipios guipuzcoanos de Azkoitia y Beasain. Javier Zubizarreta mejora su retribución en un 47%. Si el anterior alcalde de Azkoitia, de Bildu, cobraba 45.535 euros anuales, el primer edil del PNV se embolsará ahora 67.000 euros. Es la misma cantidad que recibirá Aldasoro en Beasain, un 19% más que su antecesor, también de la coalición abertzale, que ganaba 56.437 euros anuales.

Los salarios de los tres alcaldes del PNV, aprobados con el apoyo de los socialistas, superan con creces el límite máximo que fija la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, aprobada en diciembre de 2013 con el respaldo de los peneuvistas tras lograr estos mantener sus competencias sobre los Ayuntamientos en virtud del derecho foral.

Es precisamente la "singularidad foral" que emana del Estatuto de Gernika y el Concierto Económico lo que aduce ahora el PNV para justificar el notable salto en las retribuciones de sus alcaldes y acallar la lluvia de críticas que ha recibido por los casos de Arrigorriaga, Beasain y Azkoitia.

La ley que regula el funcionamiento de los Ayuntamientos de España establece un tope de 50.000 euros brutos anuales para los alcaldes de municipios de entre 10.000 y 20.000 habitantes, una cantidad que equivale al 50% del sueldo de un secretario de Estado, tal y como recoge el texto legal. Sin embargo, para defender la subida salarial de sus alcaldes, el PNV se ampara en las recomendaciones de Eudel para estos casos.

Las directrices de esta asociación municipal han sido recogidas en sendas normas forales que han aprobado los territorios históricos de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, a las que precisamente se acogen los tres alcaldes para mejorar sus nóminas. Son normas sobre la "singularidad foral en la aplicación de las medidas de racionalización y sostenibilidad" que rige en el resto del Estado. Y fijan "una retribución equivalente a la de un director del Gobierno vasco", fijada en 67.087 euros brutos anuales, para los alcaldes con dedicación exclusiva en los Ayuntamientos de más de 10.001 y hasta 20.000 habitantes.

Es lo contrario que ha hecho el alcalde del municipio vizcaíno de Etxebarri (10.500 habitantes), Loren Oliva, de la agrupación La Voz del Pueblo (LVP), quien ha rebajado en un 10% su retribución esta legislatura, con lo que pasará a cobrar aproximadamente 53.000 euros.

Otro tanto ha hecho, por ejemplo, el regidor del municipio tinerfeño de El Rosario (17.300 habitantes), Escolástico Gil, de IR-Los Verdes, quien pretende reducir su sueldo un 44% para dejarlo en 31.000 euros brutos al año.

Hoy se ha aprobado en el pleno del Ayuntamiento donostiarra el sueldo de la corporación. El alcalde, Eneko Goia (PNV), 80.803 euros brutos anuales, la misma cantidad que su predecesor, Juan Karlos Izagirre, de Bildu.