Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo carga de reproches su primer discurso ante alcaldes de las mareas

El presidente de la Xunta critica a quienes "alaban creaciones científicas" y "menosprecian" las "espirituales" tras el plante de los regidores a actos religiosos

Feijóo y Ferreiro se saludan hoy en Santiago tras la entrega de las Medallas Castelao.
Feijóo y Ferreiro se saludan hoy en Santiago tras la entrega de las Medallas Castelao.

El primer encuentro del presidente de la Xunta y del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, con los líderes de las mareas ciudadanas que convirtieron la noche del 24 de mayo en la peor de su carrera política no ha sido meramente formal. Pese a tratarse de una ceremonia de entrega de distinciones a gallegos de renombre, las denominadas Medallas Castelao en honor del insigne intelectual nacionalista, Feijóo ha leído este mediodía a los presentes un discurso cargado de críticas a dos de las autoridades invitadas: el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro (Marea Atlántica), y el de Ferrol, Jorge Suárez (Ferrol en Común). El dirigente popular llamó a "respetar" las "tradiciones" religiosas aunque "no se entiendan o compartan" y censuró a quienes "alaban" las "creaciones artísticas, literarias o científicas" pero "menosprecian" las "espirituales". Las palabras del presidente gallego llegan después de que estos dos regidores y el de Santiago, Martiño Noriega (Compostela Aberta), hayan empezado a ausentarse de actos católicos en aplicación de la aconfesionalidad del Estado que promulga la Constitución de 1978. Noriega expresó su rechazo al comportamiento de Feijóo unas horas después vía Twitter: "Los herederos de quienes lo negaron utilizan a Castelao en un acto institucional de manera partidista".

Todo el discurso del presidente de la Xunta ante galardonados e invitados a la entrega de las Medallas Castelao giró alrededor de esta crítica, no muy velada, a los alcaldes de las mareas. Después de que Noriega y Ferreiro no asistiesen a la Ofrenda del Antiguo Reino de Galicia al Santísimo Señor Sacramentado que protagonizan gobernantes políticos desde el siglo XVII, Feijóo apeló hoy a la "humildad" de la "pléyade de patriotas" que "cimentaron el galleguismo" para "aceptar tradiciones ancestrales que no fueron impuestas por nadie, sino cultivadas por el conjunto del pueblo como respuesta a inquietudes, esperanzas y devociones". Y, pese a lo institucional del acto, lanzó otra advertencia política tras la emergencia de nuevos partidos en las pasadas elecciones municipales: "La antítesis de lo tradicional no es lo moderno, sino lo fugaz. No hay que olvidarlo en una época en la que las corrientes sociales son vertiginosas y en la que lo 'nuevo' y lo 'bueno' se asocian automáticamente".

Feijóo entregó las Medallas Castelao en la iglesia de San Domingos de Bonaval de Santiago a la futbolista Verónica Boquete, al comunicador Pepe Domingo Castaño, al catedrático de Derecho Mercantil Carlos Fernández Nóvoa, a la Rede Galega contra a Trata y a la productora Vaca Films. Al término del acto, el alcalde de A Coruña persiguió a Feijóo para saludarlo y, aunque la aparente falta de interés del presidente de la Xunta no se lo puso fácil, Ferreiro selló finalmente su primer cara a cara con el líder del PP con un apretón de manos y, solo por su parte, una sonrisa.