Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE refrenda las propuestas más polémicas de Carmena para la capital

Carmona asume parar las grandes operaciones urbanísticos y auditar la deuda municipal

Antonio Miguel Carmona y Manuela Carmena, en la rueda de prensa de ayer. Ampliar foto
Antonio Miguel Carmona y Manuela Carmena, en la rueda de prensa de ayer.

El líder municipal socialista, Antonio Miguel Carmona, rubricó ayer un pacto con Manuela Carmena que no sólo convertirá a la candidata de Ahora Madrid en alcaldesa en la sesión de investidura de hoy, sino que le dará vía libre además para llevar a cabo las propuestas más relevantes de su programa electoral. Entre ellas, algunas que han causado cierta polémica como la paralización de las grandes operaciones urbanísticas en curso o la auditoria de la deuda y los contratos municipales.

El líder socialista defendió el pacto con Ahora Madrid (el partido de Podemos y Ganemos) como “bueno para la democracia”, pero recalcó varias veces que lo negoció “mandatado por la ejecutiva federal” del PSOE, es decir, por su secretario general, Pedro Sánchez.

Fue Sánchez quien decidió apoyar a Carmena; quien rechazó la oferta de Esperanza Aguirre (PP) de entregar su cabeza y la alcaldía al PSOE; y quien negó a Carmona su deseo de entrar en el Gobierno municipal. Aunque este dejó ayer la puerta abierta a esa posibilidad en el futuro, consciente de que tras las elecciones generales de finales de año puede variar el juego de alianzas. “Este acuerdo irá a más porque solo puede ir a más”, afirmó ayer Carmona, “y se hace camino al andar”.

“El acuerdo era para llevar a cabo lo esencial de nuestro programa”, señaló Carmena. En efecto, el documento rubricado por ambos incluye las propuestas clave de Ahora Madrid, y solo un puñado de aportaciones del PSOE que coinciden en todo caso con apuestas de Carmena.

1. Transparencia y honestidad. Ahora Madrid y el PSOE acuerdan “llevar a cabo inmediatamente auditorías de la deuda y la gestión municipal, incidiendo en los sobrecostes de las obras públicas, los contratos y alquileres injustificados”. El programa de Carmena preveía además “reestructurar la deuda, renegociando los tipos de interés, alargando los plazos de amortización, implementando moratorias y quitas selectivas, y estableciendo incluso responsabilidades políticas y penales”. Ambos partidos sí coinciden en crear un ambicioso portal de transparencia y, por iniciativa del PSOE, una oficina antifraude, una de las grandes promesas de Carmona, que “investigue casos concretos de uso ilegal de fondos públicos”.

2. Una Administración abierta Se “ampliarán las competencias de los distritos y barrios” y se redactará “una nueva ordenanza para la participación ciudadana real y efectiva” mediante “presupuestos participativos, iniciativas legislativas populares y consultas ciudadanas”. Además, se crearán “espacios distritales de participación ciudadana, control de los representantes y seguimiento de las políticas”, lo que Esperanza Aguirre (PP) ridiculizó como soviets. Carmona ha logrado que se proyecte un “pacto por la cultura”, cuyos parámetros iniciales son, sin embargo, más modestos que las promesas electorales del PSOE.

3. La vivienda como derecho. El acuerdo incorpora la promesa estrella de Carmena: “Poner todos los medios y recursos municipales para la paralización de desahucios y desalojos forzosos de primera vivienda”. Eso incluye crear una oficina de intermediación hipotecaria. Además, se establecerá “una estrategia para recuperar los pisos vendidos” por la Empresa Municipal de la Vivienda “dentro de las posibilidades presupuestarias”. Se buscarán convenios con “la Sareb y los bancos rescatados” para ampliar el parque público de viviendas. Y “se penalizará la acumulación de pisos con fines especulativos, dentro de las competencias locales”.

4. Un Ayuntamiento igualitario. El acuerdo prevé un plan para proteger los derechos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, y otro contra la exclusión de las personas sin hogar. Como pedía el PSOE, se hará otro de inserción laboral para los jóvenes, y se aprobarán ayudas de comedor, material y transporte escolar. Además, se revisarán las tasas (la única rebaja fiscal prevista en el pacto) “a familias numerosas con necesidades especiales, parados de larga duración, discapacitados o grupos de exclusión social”.

5. Sostenible y equilibrada. Tal y como prometía Ahora Madrid, se auditarán “la legalidad, pertinencia y adecuación económica de las modificaciones urbanísticas, megainversiones, grandes operaciones urbanas y transmisiones de suelo de los últimos años para detectar posibles sobrecostes injustificados y gestiones perversas de cara a su reversión”.

Se revisará además la propuesta de Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) elaborada por el gobierno saliente de Ana Botella (PP), que no tuvo tiempo de aprobar antes de las elecciones. Y se redactará un “plan de urgencia integral” para empezar a cambiar ya el modelo de ciudad, puesto que redactar un nuevo PGOU puede llevar muchos años; el objetivo fundamental es solucionar el problema de los nuevos desarrollos (PAU) paralizados por la crisis.

El acuerdo prevé también “revisar los planteamientos y objetivos de las grandes operaciones urbanísticas para reconducirlas de manera que sean viables en el tiempo, se adapten a las necesidades de la ciudad y sus plusvalías reviertan a la ciudadanía”. Según el programa de Ahora Madrid, eso afectará a la Operación Chamartín, Calderón y Canalejas; a la construcción del centro comercial de Madrid Río 2; y al derribo parcial del Edificio España.

6. Profesionalidad y eficacia. Se revisará el sector público municipal, reestructurando organismos y empresas públicas; y se reducirán los cargos directivos, favoreciendo además la designación de funcionarios para estos puestos.

Además, tal y como prometía en su programa Ahora Madrid, se “fijará una estrategia para la recuperación progresiva de la gestión pública de los servicios municipales externalizados a las grandes empresas”. Entre ellos, destaca la limpieza viaria entre las prioridades del PSOE y Ahora Madrid, pero por calendario podría comenzarse con la recogida de basuras, puesto que los contratos ahora en curso acaban a finales de año.

Por último, el acuerdo preve crear unidades policiales especializadas en medioambiente, así como la formación continúa para todos los agentes de la Policía Municipal. Tal y como prometía Ahora Madrid, el objetivo en este caso es que tengan en cuenta las desigualdades de renta, género, procedencia e identidad sexual de los madrileños, y reforzar su sensibilidad hacia las minorías sociales.

Más información