Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuela Carmena confiará la policía y el urbanismo a concejales de Podemos

La primera teniente de alcalde puede ser una exdirectora del Gobierno vasco de Patxi López

Manuela Carmena Ampliar foto
Los veinte concejales electos de Ahora Madrid.

La candidata de Ahora Madrid a la alcaldía, Manuela Carmena, formará un gobierno de siete concejalías (una más que en la actualidad). Al frente colocará a su núcleo de confianza y a profesionales vinculados con Podemos (controlarán las áreas de Urbanismo, de Seguridad y de Participación Ciudadana), IU (Hacienda), Equo (Medio Ambiente) y movimientos sociales (coordinación territorial). Carmena, que será previsiblemente investida el sábado, contará con Marta Higueras, exdirectora de Justicia del Gobierno vasco del socialista Patxi López, como su mano derecha y primera teniente de alcalde. Higueras podría encabezar, además, la concejalía clave, que agrupará las actuales competencias sociales más vivienda y empleo.

Parte de las competencias de esa nueva Concejalía de Igualdad, Derechos Sociales y Empleo para Higueras se encuadran en la actualidad dentro del área de Economía y Hacienda.

La intención de Carmena, según fuentes de Ahora Madrid, es centrar esta concejalía en la recuperación de la actividad económica y en gestionar el presupuesto municipal. Al frente podría situarse Carlos Sánchez, exmilitante de Izquierda Unida que llegó a Ahora Madrid junto a Mauricio Valiente.

Un edil cada dos distritos

El PP ha gobernado los últimos cuatro años con 31 de los 57 concejales. Con seis o siete áreas de gobierno, disponía de ediles suficientes para colocar a uno como presidente de cada uno de los 21 distritos de la ciudad.

Ahora Madrid sólo tendrá 20 concejales —los nueve del PSOE apoyarán la investidura pero no entrarán en el gobierno—. Manuela Carmena tendrá que colocar así a un mismo edil al frente de dos distritos en seis u ocho casos. Un ejemplo podría ser Carabanchel-Latina, Moratalaz-Vicálvaro o Villa de Vallecas-Puente de Vallecas.

Para coordinar su trabajo, fundamental si se pretende descentralizar competencias, Carmena nombrará a un coordinador territorial. Podría ser Nacho Murgui, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de 2007 a marzo pasado.

Sánchez es un economista especializado en el sector público, está preparando una tesis doctoral centrada en “la necesidad de una banca pública” —una de las promesas de Ahora Madrid es crear un banco municipal— y fue coordinador en España de la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (Attac).

Sánchez se encargaría así como concejal de gobierno de la tarea por la que más ha luchado como activista: auditar y revisar la deuda municipal, los contratos de servicios, los sobrecostes en obras públicas, etcétera.

Al frente de la Concejalía de Medio Ambiente, que conservaría algunas competencias de Movilidad, podría colocarse Inés Sabanés, líder en Madrid del partido ecologista Equo desde 2011 pero que antes fue diputada nacional (1996-1999) y regional (2007-2011) y concejal en la capital (1999-2007) con Izquierda Unida. Como tal, fue opositora a Alberto Ruiz-Gallardón en el Ayuntamiento y a Esperanza Aguirre en la Comunidad.

La Concejalía de Urbanismo pasaría a denominarse “de Desarrollo Urbano Sostenible”, y podría encabezarla José Manuel Calvo, arquitecto especializado en políticas públicas de vivienda y planificación urbana, y miembro del Consejo Ciudadano Municipal de Podemos. Entre sus tareas pendientes estaría dirigir la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (la alcaldesa saliente, Ana Botella, dejó ese proyecto listo pero no le dio tiempo a aprobarlo antes de las elecciones; Ahora Madrid planea rehacerlo de cero) y las principales operaciones urbanísticas en curso (Calderón, Chamartín, Canalejas, Madrid Río 2, edificio España...).

La Concejalía de Seguridad, que coordina a la policía municipal, los bomberos y el servicio sanitario de emergencias (SAMUR), cambiará de orientación también desde su mismo nombre, que pasará a ser “Prevención Ciudadana, Seguridad y Salud”. Al frente podría colocarse Javier Barbero, psicólogo clínico del Hospital de La Paz y “con la última militancia política en Ganemos y el círculo de Sanidad de Podemos”. Clave será también la elección del inspector jefe de la Policía Municipal, máxime cuando coge fuerza entre un sector de Ahora Madrid la idea de reconvertirla en policía de proximidad e, incluso, acabar con su unidad de antidisturbios.

Se mantendrá además la Concejalía de Cultura y Deportes, pero sin las competencias de turismo; y se creará una Concejalía de Participación Ciudadana y Transparencia, que podría encabezar el experto informático Pablo Soto, encargado de esas labores en Podemos.

El equipo de confianza de Carmena se completará con dos figuras clave que operan hasta ahora fuera del ojo público: el coordinador general y el gerente, un cargo que podría semejar a un city manager que sirviera de mano del rey o lugarteniente de la alcaldesa, coordinando además el trabajo de todas las áreas en un equipo de tan heterogénea procedencia como el de Ahora Madrid.

Clave será también la mediación con el resto de grupos políticos del pleno, y sobre todo con el PSOE y Ciudadanos, cuyos votos serán imprescindibles para aprobar cualquier proposición. De esta tarea podrían encargarse Jorge García Castaño y Mauricio Valiente, ambos con experiencia en esas lides en el Ayuntamiento y la Asamblea regional con IU, partido que dejaron para integrarse en Ahora Madrid. Como portavoz del gobierno y del grupo municipal ejercerá Rita Maestre, miembro del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos. 

El líder municipal socialista, Antonio Miguel Carmona, ya ha avanzado a EL PAÍS que no hay ningún acuerdo cerrado con Ahora Madrid, y que la estructura municipal aún está por discutir, aunque él aspira que un organigrama más complejo y cuya eficiencia repercuta en beneficie al conjunto de los madrileños.

De “Familia y Servicios Sociales” a “Igualdad y Derechos Sociales”

La concejalía clave cambiará de orientación desde su mismo nombre, pasando del tradicional “Familia y Servicios Sociales” a “Igualdad, Derechos Sociales y Empleo”.

Al frente podría colocarse Marta Higueras, con una trayectoria muy ligada a la de Carmena: fue oficial en los juzgados de Plaza de Castilla; jefa de sección en el Consejo General del Poder Judicial; directora de Justicia en el Gobierno vasco de Patxi López; y, hasta ahora, jefa de la secretaría del Tribunal de Cuentas.

Las principales promesas de Ahora Madrid para antes de otoño entran en sus competencias: en resumen, garantizar vivienda, electricidad, agua, alimentación y sanidad a aquellos que no dispongan de esos bienes de primera necesidad o estén en riesgo de perderlos.

Para ello, destinará a partir de 2016 (el presupuesto de este año ya está a medio ejecutar) 200 millones adicionales a los 461 millones previstos en 2015 para Servicios Sociales (incluidos 79 millones para acabar con la desnutrición que sufren 106.000 personas en la capital).

Esta área se enfrenta también a las negociaciones más peliagudas: con las compañías de suministro (para evitar que corten luz y agua a los hogares que no puedan pagarlos sin mediar antes intervención municipal) o con la banca y la justicia (para poner en marcha la oficina de intermediación hipotecaria que evitará que se queden en la calle las familias afectadas por desahucios).

Higueras fue la concejal que acompañó a Carmena en sus dos reuniones públicas más relevantes de las últimas semanas: con la alcaldesa saliente, Ana Botella (PP), y con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

Más información