Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud vigila a 30 familiares de los ocho portadores de la difteria

La consejería amplía una prueba para detectar la bacteria al entorno más próximo de los niños

El consejero de Salud, Boi Ruiz.
El consejero de Salud, Boi Ruiz.

La Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) ha ampliado la toma de muestras para detectar la bacteria de la difteria a una treintena de familiares de los ocho niños portadores asintomáticos del bacilo. Los técnicos del Departamento han realizado la prueba del frotis faríngeo (un raspado en la parte posterior de la garganta cerca de las amígdalas para poder realizar un cultivo) al entorno más cercano de los menores que, según comprobó ayer Salud Pública, tienen la bacteria que provoca la enfermedad infecciosa, aunque no están infectados. Estos niños, compañeros del pequeño de 6 años contagiado de difteria hace unos días, no están enfermos gracias a que están perfectamente vacunados, pero al ser portadores del bacilo, sí pueden trasmitirlo e infectar a todas las personas que no estén inmunizadas.

El secretario de Salud Pública, Antoni Mateu, ya avanzó ayer que la investigación epidemiológica se ampliaría al entorno próximo de los niños portadores para intentar cercar el origen del contagio. "Será difícil, aunque no imposible, encontrar el foco cero de la bacteria porque portadores asintomáticos los hay", ha apuntado Mateu esta mañana, según informa EFE. Salud Pública ha comenzado a suministrar antibiótico a los pequeños para eliminar la bacteria de su organismo (el bacilo puede mantenerse en el cuerpo del portador hasta seis meses) y, en seis u ocho días, se les realizará un nuevo cultivo para comprobar si ha desaparecido. El titular de Salud Pública ha descartado que se realice un frotis amigdalar a todos los ciudadanos de Cataluña, para comprobar si están infectados, aunque ha recordado que la vacuna "pierde eficacia con los años" y a los 40 años es conveniente inmunizarse de nuevo.

Aunque Salud Pública ha detectado ocho portadores de la bacteria, los técnicos ignoran cómo han podido adquirir el bacilo estos niños y desconocen también si el menor de Olot (Girona) contagiado de difteria se infectó a través de alguno de estos niños portadores. El pequeño, que no estaba vacunado por voluntad de los padres, sigue ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital Vall d'Hebron de Barcelona en estado muy grave. El niño está siendo atendido por el equipo médico de la Unidad de Trasplante Cardíaco del centro y tiene afectados los pulmones, los riñones y el corazón, que funcionan a través de máquinas.

El Departamento ha creado un gabinete de crisis para establecer el protocolo de actuación en la comarca de La Garrotxa, de donde es el niño contagiado, ante la posibilidad de que puedan surgir nuevos casos. Salud Publica calcula que, pese a que en la última semana se registró un aumento de las vacunaciones en niños y adultos del 23% en la zona, el 3% de los niños de la comarca no están vacunados.  

El consejero de Salud, Boi Ruiz, avanzó ayer una de las medidas que se han decidido en el gabinete de crisis. A propósito del final de curso y el inicio de la temporada de campamentos, Salud Pública recomendará a los responsables de casales y casas de colonias de La Garrotxa que soliciten el carné de vacunación a todos los niños que acudan y que denieguen el acceso a los que no estén debidamente inmunizados. "Si tuviésemos toda la población vacunada, no tendríamos que hacer esto. Un niño vacunado es un niño protegido y sano", apuntó Ruiz. El consejero insistió en que se tratará solo de una "recomendación" porque el Departamento no tiene competencias para obligar a hacerlo y ha explicado que Salud Pública ha tomado esta medida "por la seguridad de los no vacunados".

Más información