Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los contrarios al soberanismo buscan crecer en la batalla internacional

Una comitiva de Societat Civil Catalana visita por primera vez Washington

El embajador español les organiza una cena con analistas

De izquierda a derecha, Ivy Roselló, coordinadora de relaciones públicas de SCC; Susana Beltrán, vicepresidenta tercera, y Juan Mellen, vocal, este viernes en Washington.
De izquierda a derecha, Ivy Roselló, coordinadora de relaciones públicas de SCC; Susana Beltrán, vicepresidenta tercera, y Juan Mellen, vocal, este viernes en Washington.

En Estados Unidos, los partidarios y los contrarios de la independencia de Cataluña llevan a cabo una diplomacia de comidas. En abril, en su visita a Nueva York, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, cenó con una quincena de personalidades catalanas para explicarles la evolución del proceso soberanista. En noviembre, el embajador español en Washington, Ramón Gil-Casares, organizó en su residencia un almuerzo de presentación de la plataforma intelectual Libres e Iguales, que reclama más firmeza contra el independentismo. Y esta semana, Gil-Casares ha acogido una cena para dar a conocer la asociación ciudadana antisoberanista Sociedad Civil Catalana (SCC).

Una comitiva de tres integrantes de SCC ha estado cinco días de visita en Washington para “promover los argumentos” a favor de la unidad de España, según explicó este viernes en una rueda de prensa la vicepresidenta tercera de la asociación, Susana Beltrán. Es la primera visita a Estados Unidos de esta entidad, fundada en 2014, en un reflejo de que busca contrarrestar la estrategia del soberanismo -hasta ahora más activa- en la esfera internacional.

“Algunas de las personas con las que hemos hablado nos han dicho que las tesis separatistas hace tiempo que se están difundiendo en Estados Unidos. La razón de salir [al extranjero] es recordar que la independencia es un tema que afecta a todos los ciudadanos españoles”, dijo Beltrán.

La comitiva se ha reunido con la vicesecretaria adjunta de Asuntos Europeos del Departamento de Estado, Julieta Valls Noyes, y con representantes de algunos de los principales centros de estudios de la capital norteamericana, como el Atlantic Council, el Wilson Center, el Carnegie Endowment for International Peace y el Center for Strategic and International Studies. También ha visitado la redacción del diario The Washington Post.

La razón de salir [al extranjero] es recordar que la independencia es un tema que afecta a todos los ciudadanos españoles"

Susana Beltrán, vicepresidenta tercera de SCC

“No es un tema prioritario [...] Lo que les interesa es España, el proceso se vive como un elemento que puede afectar a la estabilidad de Europa. El tema catalán en sí mismo no interesa”, dijo Beltrán, que explicó que el Embajada española les facilitó “algunos contactos”.

La asociación, según una portavoz, pidió por escrito celebrar una reunión con el delegado de la Generalitat en Washington, Andrew Davis, pero no fue posible por motivos de agenda. La delegación de la Generalitat no ha contestado a la consulta hecha por este diario.

Miembros de algunos de estos think tanks y otras instituciones acudieron a la cena en casa del embajador Gil-Casares. El objetivo era explicar la posición de la asociación y contestar preguntas de los expertos norteamericanos. Entre los asistentes estaba también Javier Rupérez, que fue embajador español entre los años 2000 y 2004, y que vive en Washington.

Su papel es clave. Rupérez ha ayudado a SCC a organizar algunos de los encuentros y coordinará sus actividades en Estados Unidos -la entidad ya tiene una representación en Bruselas- junto con Fernando Jiménez, consejero del Consejo General de Ciudadanía Española en el Extranjero, un órgano consultivo adscrito al Ministerio de Empleo. Rupérez promovió el amuerzo en noviembre pasado en la residencia del embajador para explicar a miembros de think tanks el manifiesto de Libres e Iguales, del cual él es firmante. Algunos participantes asistieron a las dos comidas.

Una portavoz de la Embajada confirmó que Gil-Casares vio a los representantes de SCC, cosa que no pasó en marzo durante la visita del secretario de Asuntos Exteriores del Gobierno catalán, Roger Albinyana. El motivo, según la portavoz, es que la Embajada no fue avisada de aquel viaje. Albinyana participó en la Universidad George Washington en un coloquio sobre el derecho a decidir y, según su comitiva, tenía previstos contactos con el Departamento de Estado.

El coloquio lo organizó el Diplocat, un consejo público-privado de promoción de Cataluña en el exterior. Al mes siguiente, Mas impartió una conferencia sobre el derecho a decidir en la Universidad de Columbia, en Nueva York. La internacionalización es una de las principales vías del soberanismo para intentar denunciar la posición inmovilista del Gobierno español respecto al derecho a decidir. Durante su viaje, Mas se reunió con analistas académicos e inversores. En los próximos meses, explicó Beltrán, representantes de SCC tienen previsto viajar a París y Nueva York. La batalla internacional entre partidarios y detractores de la independencia se incrementa.