Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno vasco ve “fuera de lugar” una sanción por pitar el himno

El Ejecutivo autonómico considera un "error" que Antiviolencia intervenga para estudiar la pitada en la final de la Copa

Mas, Felipe VI y Villar, en el palco del Camp Nou.
Mas, Felipe VI y Villar, en el palco del Camp Nou. Getty Images

El Gobierno vasco considera un "error" que se pretanda sancionar al Athletic y al Barcelona por los pitos de sus aficiones al himno nacional antes de comenzar la final de la Copa del Rey del pasado sábado en el Camp Nou. Además, ve "fuera de lugar" que este asunto se lleve al Comité Antiviolencia.

En un comunicado difundido esta tarde, el Ejecutivo presidido por el lehendakari Urkullu, que estaba presente en el palco del estadio azulgrana para presenciar la final copera, ha criticado la decisión del Gobierno central de convocar para este lunes la Comisión Estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte para estudiar la pitada al himno y, en su caso, proponer las sanciones que fueran procedentes.

El Gobierno vasco asegura que es y será "siempre partidario del respeto institucional en todos sus ámbitos y en todas sus manifestaciones y expresiones", pero considera un error que se proponga multar a los dos clubes por la pitada al himno. "No tiene sentido pretender sancionar a los clubes por una decisión de sus aficiones ya sea para expresar una opinión de crítica sobre la situación política o sea porque se ha instalado en gran parte de la sociedad un hábito que no es compatible con el respeto institucional en las manifestaciones públicas sociales", asegura.

Por otro lado, el Ejecutivo Vasco señala que los responsables de las instancias deportivas dependientes tanto del Gobierno español como de la Liga de Fútbol Profesional "bien harían en analizar las provocaciones vertidas por representantes institucionales una vez hecho público los equipos que disputarían la final del la Copa del Rey y sus posibles sedes".

Así, el Ejecutivo de Urkullu sostiene que "no es el camino para abordar una cuestión socio-política que sí merece otras reflexiones y concienciación en los ámbitos político-institucionales y sociales".

Más información