Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena dedicará 79 millones a ayudas de comida para madrileños

Promete un plan de 200 millones para asegurar vivienda, luz, agua, comida y sanidad

Manuela Carmena Ampliar foto
Manuela Carmena, el pasado lunes en el metro.

Manuela Carmena (Ahora Madrid), que aspira a convertirse el próximo 13 de junio en alcaldesa de la capital, se ha comprometido a dedicar 79 millones de euros anuales del presupuesto municipal a “la adquisición de alimentos que permita cubrir mínimamente las necesidades de 106.000 personas”. Esta partida, que supone un 1,8% del gasto del Ayuntamiento, se habilitará a partir de ayudas sociales directas y no mediante bancos de alimentos, para evitar así “la estigmatización” de los beneficiarios, según fuentes de la formación.

Madrid es una de las “capitales de la pobreza en Europa”, denuncia el partido de Carmena, que aporta tres datos: 117.000 familias ingresan menos de 340 euros al mes; el 9% de madrileños no puede calentar su vivienda en invierno; y el 3% no puede permitirse una comida de carne o pescado al menos cada dos días. “No es razonable”, afirma Ahora Madrid, que ve “insuficiente” la inversión en política social del Ayuntamiento.

Menos servicios, más impuestos

Más deuda. El Ayuntamiento pasó de dedicar 518 millones al pago de la deuda en 2011 a 1.331 millones en 2013, según el Tribunal de Cuentas.

Menos servicios. Ese incremento de 157% se correspondió con una caída del 12% en el gasto en servicios públicos (de 2.264 a 1.986 millones) y del 15% en protección social (de 406 a 346 millones).

Más IBI.  Los impuestos directos (IBI, etcétera) subieron durante ese periodo un 27%, de 1.686 a 2.133 millones.</MC>

El gasto social suma este año 461 millones (uno de cada 10 euros del presupuesto municipal). Desde 2010, ha caído el 13%.

“Para asegurar que todas las personas puedan mejorar sus condiciones de vida”, Ahora Madrid destinará 200 millones de euros anuales a “una estrategia contra el empobrecimiento” que reforzará la partida presupuestaria destinada a servicios sociales.

El plan de Carmena pretende garantizar cinco bienes de primera necesidad: vivienda, energía y agua, alimentación y sanidad.

Para convertir “el acceso a los alimentos en un derecho básico de las personas empobrecidas”, se destinarán 79 millones de euros a “la adquisición de alimentos que permita cubrir mínimamente las necesidades de 106.000 personas que deben ver garantizado su derecho a la alimentación”.

Además, se concederán becas de comedor que cubran el 100% del coste para las familias “en situación de emergencia”, y se abrirán los comedores escolares en vacaciones. A esto último se negó el pasado verano Ana Botella, que prefirió habilitar un servicio de comida a domicilio para 2.071 menores; además, en dos meses y medios se concedieron 1.070 ayudas económicas a familias “para cubrir sus necesidades básicas”.

En su programa electoral, Carmena se compromete también a “apoyar la creación de comedores populares como forma de empleo y de acceso a la alimentación”; en ese caso, el papel del Ayuntamiento será ceder locales y facilitar productos de primera necesidad.

Para garantizar el acceso a la energía y el agua “como bienes de primera necesidad” a “todos los hogares con imposibilidad de pagarlos”, se incrementarán las ayudas económicas. Además, se “establecerán bonificaciones”, aunque no se aclara si será mediante el pago directo del Ayuntamiento a las compañías o negociando con ellas un convenio para que apliquen los descuentos. Carmena sí quiere obligar a las empresas a evitar cualquier corte de suministro sin que medie un informe de los servicios sociales, y a aceptar el pago a plazos sin intereses para ayudar a los hogares afectados.

Sanidad para ‘sin papeles’

En cuanto a la “sanidad universal para todos los madrileños”, Ahora Madrid arremete contra la decisión del Gobierno (PP) de retirar en 2012 la tarjeta que da acceso al Sistema Nacional de Salud a los inmigrantes irregulares. En marzo, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, anunció que se les devolvería la atención primaria pero no la tarjeta sanitaria.

El candidato socialista, Antonio Miguel Carmona (con quien la futura alcaldesa tendrá que pactar si quiere serlo), prometió “poner en marcha en los centros municipales un programa de atención sanitaria para dar respuesta a las necesidades de los inmigrantes excluidos del sistema público, y sufragar tanto los tratamientos como las pruebas necesarias”.

Ahora Madrid no llega a tanto, pero se compromete a evaluar los problemas de salud de las personas excluidas (calcula que hay hasta 39.000 afectados), y a “mediar” en “su resolución efectiva”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información