Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos marca distancias con EH Bildu para evitar un pacto en Navarra

Pablo Iglesias permitió la participación en las forales vascas tras asegurarse que sus candidatos no apoyarían gobiernos 'abertzales'

El candidato de EH Bildu a la presidencia de Navarra, Adolfo Araiz, durante su intervención en el acto central de la campaña electoral en Navarra.
El candidato de EH Bildu a la presidencia de Navarra, Adolfo Araiz, durante su intervención en el acto central de la campaña electoral en Navarra. EFE

La reciente exigencia no correspondida de Podemos a EH Bildu de que condene a ETA reduce al máximo las posibilidades de que ambas formaciones puedan llegar a pactos de gobierno en algunas instituciones, y de manera especial en Navarra. Con su petición, el partido de Pablo Iglesias ensancha las diferencias políticas con la coalición soberanista en una imagen intencionada que quiere exhibir antes de las próximas elecciones generales para evitar así el desgaste que supondría cualquier especulación de un entendimiento entre ambas formaciones.

Este alejamiento de EH Bildu tomó cuerpo por primera el pasado mes de marzo cuando la dirección nacional de Podemos obligó a su recién elegido secretario general en Euskadi, Roberto Uriarte, a que se comprometiera por escrito, durante una reunión celebrada en Burgos, a impedir cualquier tipo de apoyo a candidaturas abertzales para la formación de gobierno en las Diputaciones vascas, principalmente en Gipuzkoa y Álava. A cambio, Iglesias autorizó la presencia de la marca Podemos en las elecciones forales. A nivel municipal, este partido secunda distintas candidaturas junto a partidos como Ezker-Anitza IU, Equo o Alternatiba Republicana.

Podemos nunca vio con buenos ojos su presencia en las elecciones forales del País Vasco, precisamente porque las encuestas le otorgaban un papel determinante en la formación de algunos gobiernos territoriales. De hecho, llegó a desautorizar el deseo manifestado mayoritariamente por los círculos de concurrir en las tres provincias. Finalmente, atendió la petición tras asegurarse que nunca secundarían a EH Bildu. Según la mayoría de los sondeos ya publicados, Podemos aseguraría la mayoría absoluta a los independentistas en Gipuzkoa y complicaría al máximo las opciones del PNV para recuperar el poder en Álava.

Pero la principal preocupación inmediata de Iglesias radica en el futuro institucional de Navarra. Ante el previsible descalabro de UPN en las elecciones del 24-M que complicaría más aún su actual soledad parlamentaria, se abre la puerta a un denominado gobierno del cambio a partir de un escenario electoral donde Podemos compartiría los mejores resultados junto a Geroa Bai (coalición nacionalista de centro izquierda encabezada por Uxue Barkos) y EH Bildu.

La candidata navarra de Podemos se manfiestó partidaria de evitar otro gobierno de UPN

De momento, las fuerzas de oposición a UPN ya han coincidido en asegurar que "Navarra se encuentra ante una gran oportunidad" y que "los personalismos" no deben impedir el acuerdo para un nuevo gobierno. Sin embargo, nadie se ha pronunciado sobre posibles acuerdos. Es aquí donde debe inscribirse la exigencia de Podemos a EH Bildu para que condene a ETA si pretende llegar a posibles acuerdos, consciente de que se trata de una petición que difícilmente será correspondida por la coalición soberanista.

Pero con su reclamo, Iglesias también envió un recado a su candidata en Navarra, la profesora de euskera y abogada Laura Pérez Ruano, de quien conoce su voluntad de propiciar un cambio de gobierno en esta comunidad, que llevaría implícito el entendimiento con EH Bildu. Pérez ganó contra pronóstico las elecciones a secretaria general de Podemos en Navarra al sumar el 52,37% de los 2.465 votos válidos frente al gran favorito, Joan Josep Bosch, que había sido apoyado por la cúpula de Madrid y que contó con la presencia de Iñigo Errejón en su cierre de campaña.

La principal apuesta de Pérez Ruano al presentar su candidatura fue descartar el pacto con UPN, PSN y PPN, y, por tanto, abrir la puerta a un cambio de gobierno que podría pasar con un apoyo de Bildu si lo permitían los resultados. No obstante, la dirección nacional de Podemos reaccionó de inmediato y aseguró que la decisión sobre este pacto siempre correspondería a Madrid.

Además de este desacuerdo sobre la condena a ETA, en EH Bildu han lamentado las posiciones "tibias" de Podemos Euskadi sobre el derecho a decidir, aunque no ha habido un pronunciamiento oficial sobre el futuro del autogobierno vasco. En más de una ocasión, varios de sus círculos se han manifestado partidarios de anteponer "reivindicaciones sociales" a cuestiones relacionadas con el denominado conflicto vasco.