Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC de Sabadell rehúye a Bustos para frenar la caída

Los socialistas buscan sacar rédito de la fragmentación de la izquierda

Ayuso (izquierda) y Manuel Bustos, en 2012.
Ayuso (izquierda) y Manuel Bustos, en 2012.

El PSC ve cómo su feudo en las dos cocapitales del Vallès penden de un hilo. En Sabadell todos los partidos viven pendientes del impacto en los resultados que tendrá el caso Mercurio, la macroinvestigación sobre corrupción urbanística y tráfico de influencias que ha acabado con la carrera política de su alcalde Manuel Bustos (1999-2013), condenado a un año y cuatro meses por la primera de la treintena de piezas que ha llegado a juicio. La misma pena recibió su hermano, Francisco Bustos, exregidor del Consistorio. El caso ha comportado también la imputación de cerca de una decena de exconcejales socialistas, ex altos cargos y hasta del actual jefe de la policía local. La lista podría crecer ya que la investigación sigue abierta.

El escándalo del caso Mercurio es algo que en las filas socialistas se intenta obviar, son conscientes de que les pasará factura. El candidato del PSC, Josep Ayuso, busca deshacerse de esta herencia maldita y asegura en campaña que Bustos es cosa del pasado. Pero se trata de un candidato y de una lista elaborada por la dirección local bajo el mando de los hermanos Bustos. Hasta la dirección del PSC expresó su recelo al modo en que se hicieron las ajustadas primarias que coronaron a Ayuso, en un acto en que Bustos le manifestó su apoyo, en detrimento del actual Joan Carles Sánchez. Este, junto a otros miembros del sector crítico se ha retirado en favor del bustista.

Pero el PSC, que obtuvo 13 de los 27 concejales, espera mantenerse victorioso debido a la gran distancia con la segunda fuerza (CiU con cinco) y que la fragmentación de las candidaturas de izquierda les beneficie. En Sabadell, una ciudad tradicionalmente de izquierda (el comunista Antoni Farrés gobernó de 1979 a 1999), se presentan cuatro formaciones progresistas. La única con siglas conocidas es ERC, el resto abanderan nomenclaturas que en algunos casos pueden ser confusas.

La que espera entrar con fuerza es La Crida per Sabadell, nacida de la unión de la Entesa per Sabadell (herederos de Farrés), la CUP, el potente Moviment Popular de Sabadell y la plataforma Sabadell Lliure de Corrupció, además de miembros de la PAH. Bajo el nombre Unitat pel Canvi se esconde la coalición entre Podemos e ICV-EUIA, estos en un momento bajo después de la salida, algo polémica, de sus dos líderes hasta ahora. La cabeza hasta ahora de los ecosocialistas apoya ahora ERC y la de los comunistas se presenta a las elecciones bajo el epígrafe Guanyem Sabadell-sí se puede, que nada tiene que ver ni con Podemos ni con la PAH. La presencia de Podemos en Unitat pel Canvi también ha generado polémica, ya que la dirección del partido no apoya que la agrupación de Sabadell se haya unido a esta coalición con los ecosocialistas.

ERC (alimentada por el proceso soberanista) y Ciudadanos (que podría recoger el voto descontento del PSC) aspiran a entrar con fuerza, mientras que de CiU y PP (ahora tres regidores) no se esperan muchos cambios, ICV-EUIA (cuatro) a no quedar desdibujada en unas siglas y un candidato desconocido y la Entesa (dos), recuperar el fuelle perdido en los últimos años gracias a sus nuevos socios.