Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Servicio de Empleo pierde el 31% de su plantilla en cinco años

El organismo, esencial para los 552.974 parados catalanes, solo cuenta con 1.342 trabajadores

Oficina del SOC en el barrio barcelonés de L'Eixample.
Oficina del SOC en el barrio barcelonés de L'Eixample.

El Servicio de Empleo de Cataluña (SOC) redujo en un tercio su plantilla durante los últimos cinco años, cuando perdió alrededor de 600 trabajadores, según admitió este miércoles el Departamento de Empresa y Empleo. El SOC pasó de 1.946 empleados en 2010 a 1.342 en 2015, un 31% menos. La Generalitat atribuye la caída a los recortes del Gobierno central y las restricciones a la contratación en el sector público. Los sindicatos, sin embargo, reprochan al Ejecutivo de Artur Mas las externalizaciones y la temporalidad de las que echó mano antes de que el presupuesto menguara.

El número de funcionarios apenas ha variado en este periodo, según una respuesta parlamentaria del consejero de Empresa, Felip Puig, con fecha del 21 de abril: de los 837 de 2010 todavía quedaban 814 el año pasado. La reducción, por lo tanto, se concentró en las contrataciones temporales hechas para poner en marcha programas como el de los orientadores laborales. Este fue anulado en 2012 por el Ejecutivo central y supuso la pérdida de 238 puestos de trabajo, ya que la Generalitat mantuvo otros 110 con fondos propios.

Los sindicatos admiten que los recortes estatales han sido importantes: los fondos para impulsar políticas activas de empleo recibidos por Cataluña pasaron de 453 millones de euros en 2011 a cerca de 180 millones en 2014. Sin embargo, insisten en que la Generalitat tenía margen para hacer una gestión más eficiente de un servicio esencial para los cientos de miles de parados que la comunidad ha sumado en los últimos tiempos y que en la actualidad ascienden a 552.974. Si hace cinco años el SOC contaba con un trabajador por cada 305 desempleados, hoy esa proporción es de uno por cada 412.

“Es verdad que el recorte de presupuesto viene de Madrid, pero la Generalitat también tiene recursos propios. No tiene sentido que en el pico de la crisis se deje morir al SOC”, afirma la secretaria de Política Social de UGT, Laura Pelay. “Ahora que se habla de estructuras de Estado, el SOC debería ser la más grande y potente. En cambio, quitan personal y abren líneas de financiación para las agencias de colocación”, añade.

La secretaria de Socioeconomía de CC OO, Cristina Faciaben, critica las contrataciones temporales y las externalizaciones a las que la institución recurrió antes de la reducción del presupuesto: “Ese modelo sí lo decidió la Generalitat y aunque venía de un Gobierno anterior, no hizo nada por cambiarlo”.

El portavoz del sindicato Catac, José Corvo, coincide: “Hay muchos parados que no se apuntan al SOC porque no esperan nada de él. Se han reducido sus funciones, por ejemplo, los ocho centros de formación propios solo gestionan el 5% de los fondos destinados a la educación para el trabajo y algunos cierran a las tres de la tarde cuando antes funcionaban hasta las ocho. ¿En qué ha quedado el papel del SOC, en derivar a la gente al Servicio Estatal de Empleo (SEPE)?”

El portavoz de CGT, Moisés Rial, considera que se trata de una cuestión de prioridades políticas: “Parece que para la Generalitat, facilitar herramientas de trabajo a los parados no es prioritario. Si el SOC no es una ayuda en este sentido, al final acaba incentivando que la gente acuda a las agencias privadas de colocación”.

El Departamento de Empresa defiende que pese a la reducción de plantilla Cataluña “lidera la recuperación de empleo”.