Los Mossos denuncian un chivatazo de la Policía Nacional a yihadistas

El juez Santiago Pedraz toma declaración a los agentes acusados y archiva la causa

El juez Santiago Pedraz archivó el 17 de febrero una causa abierta contra dos policías nacionales a los que los mossos acusaban de alertar a una célula yihadista de que estaban siendo investigados por la policía catalana. El grupo terrorista fue desarticulado a principios de abril por los mossos que, junto a los detenidos, dieron a Pedraz más documentación para intentar volver a encausar a los dos policías. El caso enfrentó al Ministerio del Interior con la Generalitat.

Más información
Detenidos 11 yihadistas que iban a atentar en Cataluña
El radicalismo del Estado Islámico se hace hueco en barrios catalanes
Los ‘mossos’ elevan su protección ante la amenaza yihadista

Las acusaciones varían según provengan de un cuerpo u otro. Fuentes cercanas a la investigación de los Mossos d’Esquadra aseguran que los agentes de la policía catalana habían conseguido infiltrar a un compañero dentro de la célula yihadista de Sabadell. El mismo topo fue quien, supuestamente, tuvo conocimiento de que dos mandos de la Policía Nacional habían alertado a los terroristas de que estaban siendo investigados.

Fuentes cercanas a la Policía Nacional aseguran que los mossos se confunden y que todo comenzó tras una denuncia interpuesta en un juzgado de instrucción de Terrassa. Un magrebí alertaba al juez de que estaba siendo, supuestamente, extorsionado por los Mossos y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). El juez abrió diligencias y encargó a la Policía Nacional la investigación. Los agentes hablaron con el denunciante y se reunieron con los Mossos. Fue entonces cuando supieron que la policía catalana quería desarticular la célula y se retiraron del caso. Desafortunadamente, el denunciante también se enteró de la investigación de los policías catalanes y se lo comunicó a los ahora detenidos.

El consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, aseguró ayer que la célula se enteró de que le estaban investigando el pasado noviembre y esto supuso poner en peligro la operación y la integridad de los Mossos que investigaban la célula. El titular de interior de la Generalitat aseguró que los terroristas, al verse detectados, precipitaron su marcha a Siria por lo que hubo que alertar a la policía búlgara para que los interceptara antes de que ingresaran en las filas de Estado Islámico.

Chivatazo

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La policía catalana dio cuenta del supuesto chivatazo de los agentes de la Policía Nacional ante el juez Santiago Pedraz, quien abrió una pieza separada para investigar si estos habían incurrido en “delito de revelación de secretos y encubrimiento y colaboración terrorista”. Tras tomarles declaración, archivó el caso.

Los Mossos detuvieron a principios de abril al resto de la célula yihadista en Cataluña y entregaron un nuevo informe al juez intentado volver a incriminar a los policías nacionales. La Audiencia Nacional no ha reabierto, por el momento, la causa contra los dos agentes.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el consejero de Interior catalán mantuvieron ayer duras acusaciones cruzadas sobre el caso. El ministro resaltó que “la lucha antiterrorista y la política antiterrorista debe ser de Estado y no se puede dejar en manos de los que no tienen el más mínimo sentido de Estado”, en alusión a la Generalitat. El consejero replicó a Fernández: “Al ministro le sienta fatal que los mossos sean eficientes en la lucha antiterrorista. Yo, en cambio, me alegro de que los cuerpos de seguridad del Estado sean eficientes en la misma lucha”.

Espadaler quiso suavizar el enfrentamiento asegurando que “no es una lucha entre la Policía Nacional y los Mossos, no es una pelea, sino una actuación presuntamente delictiva de miembros de la Policía Nacional”.

El ministro calificó de “bajeza” y “ruindad” la acusación de los mossos y de los responsables políticos catalanes vertida contra los dos agentes y advirtiendo de que tendrá “consecuencias de futuro”. Fernández Díaz aseguró que el informe de los agentes tiene “afirmaciones gratuitas y perjudiciales contra la Policía Nacional y valoraciones un tanto extrañas”.

La fiscalía investiga la filtración

La Fiscalía de la Audiencia Nacional investigará ahora la filtración del informe de la policía catalana. La acusación pública de la Audiencia Nacional quiere averiguar "quién y con qué finalidad ha filtrado esto", teniendo en cuenta además que la investigación judicial ya ha determinado que no se produjo ningún delito de revelación de secretos. Fernández Díaz alertó ayer de que no es casualidad que en plena campaña electoral
se vuelva a presentar el escrito contra los agentes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS