Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
PATÉ DE CAMPAÑA

Nosaltres, els chabacans

Barcelona es una piedra en el zapato de Cataluña o España. Nunca ha encajado con ninguna descripción homologada

Aliança del Poble Nou, debate en BTV. La Rambla del Poblenou huele a fritanga. Barcelona, en fin, y como decía Pla, es una ciudad chabacana. Supongo que, con ello, Pla reconocía que era muy grande, una Babilonia, para las descripciones pequeñas, en las que, habitualmente, se puede colar un país, pero nunca una ciudad. Barcelona, en ese sentido, es una piedra en el zapato de Cataluña o de España. Nunca ha encajado con ninguna descripción homologada. Hace unos segundos ha habido sarao. Un vidrio roto, un detenido. Me escolta hasta el control de prensa un policía. “Si no está acreditado, me lo llevo”, dice. En la academia, en fin, ya no les enseñan el monólogo interior, esa seña de identidad de la poli democrática. Se lo digo en chabacano. Entro. Salón repleto. Los candidatos, salvo los de C's y CUP —no han sido invitados; esto no es un acto periodístico, sino, con la ley en la mano, político— están en el escenario. Se los presento. El Doctor Trias. En cuatro años ha perdido en aspecto de doctor enrollado que da piruletas, y ha ganado cierta pose de Doctor No. Jaume Collboni, del PSC. Su gran baza es el electorado que aún no sepa nada de lo del PSC o del Imperio Austro-Húngaro. Alberto Fernández Díaz, un hombre feliz. Si tenía un plan, lo hubiera revelado hace décadas. Ada Colau, la incógnita del grupo. Otro lenguaje. Alfred Bosch, uno de los dos actores de la lista de ERC, y un indicio de la incomprensión de ERC hacia Babilonia. Se inicia al debate. La primera pregunta, votada en la Red es sobre desigualdad y pobreza. Un tema chabacano. La segunda pregunta es aún más chabacana. Sobre derechos civiles. A lo largo del debate se suceden otras chabacanadas. Un grupo de anarquistas changa el suministro eléctrico, chabacanos entre el público increpan al alcalde. Le llaman ladrón, cuando habla de hoteles. La mayoría de los candidatos parecen jugar fuera de casa. Esta campaña será muy rara/chabacana.