Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos horas sin el ‘procés’ y sin Colau

Propuestas concretas y nada sobra la independencia en los primeros duelos de los candidatos de Barcelona

Los participantes en el debate del CJB.
Los participantes en el debate del CJB.

Ada Colau está enferma encasa”, informan justo llegar al auditorio del Consejo de la Juventut de Barcelona (CJB). Colau ha participado por la mañana en el desayuno coloquio de El Periódico y Banco Sabadell, pero por la tarde no asistirá, por indisposición, al debate de candidatos organizado por el CJB. La diputada de Ciudadanos Carina Mejías también ha sido baja de última hora: “Nos avisó ayer por la noche que no podía venir porque hoy había pleno en el parlament”, explica el jefe de prensa de CJB. El debate es la segunda previa de la campaña electoral. La primera se celebró el mismo miércoles por la mañana con otro debate, en la Universitat Pompeu Fabra, también con cambios imprevistos en los días previos. Las candidaturas se tantean, se analizan, calculan por dónde dispararán durante la batalla. Lo más sorprendente es que en dos horas de discusión, el proceso soberanista no aparece en ningún momento.

 

CiU, PSC y ERC visten igual

En el escenario hay siete personas coronadas por una banderita de su partido. Raimond Blasi (CiU), Jaume Collboni (PSC) i Alfred Bosch (ERC) ofrecen una imagen de vigor i ‘seny’ con un punto informal, vistiendo los tres de azul oscuro. Collboni se desmarca de los otros dos calzando unas zapatillas New Balance nuevas, como si las hubiera estrenado para visitar el barrio de Gracia. Bosch lleva unos calcetines de rayas color blanco y negro, como los pijamas de la Familia Adams. Hay tres mujeres, cada una con su personalidad bien definida: la edil de ICV Janet Sanz, sustituta de Colau; Belén Pajares, señora de orden del PP, y María José Lecha, madre cabreada de la CUP. El séptimo en discordia es un joven desconocido, Daniel Elicegui, número 26 en la lista de Ciudadanos y el más provocado y provocador del grupo. Es el único que hace un intento de remover las aguas del proceso gritando dos “viva España” en una interpelación sobre vivienda con Sanz. Más que irritar al público, Elicegui lo descoloca porque nadie se lo esperaba.

Ni siquiera Alfred Boch habla de independencia, ni de la capital de la república catalana o del Sean Connery catalán (Juanjo Puigcorbe). Si se tuviera que escoger un ganador del debate, posiblemente lo habría sido el alcaldable de ERC. Bosch se mostró natural, sin sus habituales shows, y defendió con convicción ideas concretas, como retirar contratos públicos a empresas de trabajo temporal o la propuesta de salario mínimo de ciudad. Esta idea, que Trias secundó, sirvió a Collboni per dar por hecho que si suman, Trias y Bosch formarán gobierno.

 

27 millones contra el paro juvenil

Collboni será el guapo de las elecciones. Presencia agradable, buena voz, discurso bien hilvanado, Collboni juega mejor a la contra que creando juego con el balón en los pies. Cuando Blasi destaca la reducción del desempleo juvenil en Barcelona en 10.000 personas, Collboni replica que no tiene en cuenta que en gran parte es gracias a los que se han ido de la ciudad. El candidato del PSC obtiene una cifra de Blasi que, según él, era desconocida, la del dinero del ayuntamiento destinado a combatir el paro juvenil: 27 millones de euros. Collboni centra el ataque en CiU. Hasta improvisa un chiste sobre el 3% que no hace gracia alguna a Blasi y que incluso provoca caras de incredulidad de la representante de Barcelona en Comú.

Sanz recuerda el plan de choque de 160 millones de euros que prepara Barcelona en Comú para combatir el paro y la pobreza. También advierte que será una prioridad la derogación total de la ordenanza de civismo, punto que Bosch lamentó, irónicamente que el partido de Colau no lo incluya en el programa. “Y lo he leído este fin de semana con mucha paciencia”, destacó Bosch.

 

Tarjeta T-Emprendedor

Las medidas más innovadoras se plantearon en política de transporte. Pajares explicó que el PP quiere los que menos de hasta 16 años cuenten con transporte público gratuito mediante la T-12. Lecha aseguró que la CUP luchará por el transporte gratis para los desempleados. También aprovechó sus minutos en el apartado sobre movilidad para pedir la exculpación de los condenados por el asedio al Parlament, palabras que no tenían nada que ver con lo que se estaba diciendo pero que el público, mayoritariamente jóvenes rebeldes, celebró. Elicegui terminó proponiendo la creación de una tarjeta de transporte especial para emprendedores, la T-Emprendedor. Lecha respondió la ocurrencia definiendo el concepto de emprendedor “como una gran falacia. Es una persona le dicen que es muy imaginativa, que tiene aptitud, se hace autónomo y es subcontratado por una empresa y se autoexplota con sueldos de miseria y jornadas inacabables”.