Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los profesores de informática reclaman impartir computación

La asociación de docentes defiende que es una materia clave para el empleo

La idea es trabajar sobre una idea, que los alumnos puedan desarrollar sus inquietudes, iniciativas, actividades o problemas en forma de programa o aplicación informática. Por ejemplo, que creen su propia aplicación de móvil con una agenda que les alerte de las fechas de los exámenes, de los partidos, de los teatros, de cualquier ámbito que les interese. El objetivo es que, de mayores, esos conocimientos los puedan aplicar en su vida laboral. La Asociación Andaluza de Profesores de Informática (APRII) propone a Educación que los alumnos reciban Ciencias de la Computación en Secundaria y Bachillerato, la próxima semana se reunirán con la consejería para darles a conocer su propuesta. Una de las tesis que defenderán es que esos conocimientos revertirán en los alumnos de forma directa para conseguir empleos.

Según detalla Santiago Fernández-Cabaleiro, vocal de la asociación, el Consejo General de Colegios Profesionales de Ingeniería Informática recoge en un informe que la Comisión Europea calcula para 2020 la demanda de profesionales en este sector entre 730.000 y 1,3 millones de personas. "Es imposible emprender sin base tecnológica. Lo que queremos es formar a los trabajadores del futuro. No queremos espectadores tecnológicos, queremos creadores de tecnología", destaca el profesor de informática.  

Estos días, Educación ha presentado los cambios incorporados por la consejería sobre la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) del Gobierno central para los cursos de Secundaria y Bachillerato, que han sido elaborados de forma conjunta con profesores, sindicatos, directores, familias, inspectores... Los profesores de informática consideran que su asignatura ha quedado relegada según el borrador de marzo. Solo en el Bachillerato de Ciencias, los alumnos tendrán la posibilidad de recibir hasta 11 horas de asignaturas vinculadas con humanidades, y dos horas de Informática. "No queremos en ningún momento quitar horas a otras asignaturas, pero sí que se ofrezca como optativa y si pudiese ser obligatoria, mejor", detalla Fernández. Las asignaturas que plantea la LOMCE que desaparecen en Andalucía para el Bachillerato de Ciencias, son: Electrotecnia, Proyecto Integrado, y Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Desde Educación detallan que el calendario se ha desarrollado en consenso y que Andalucía es la única Comunidad Autónoma que tiene en su currículo una asignatura relacionada con la informática en primaria, Práctica y cultura digital, en sexto. "Eso está muy bien, aunque la materia que defendemos, Ciencias de la Computación, ayuda a identificar problemas de la vida real y a darles salida. El mercado financiero se mueve con aplicaciones informáticas, muchas empresas, el márketing... Saber de computación es ofrecer un valor añadido a un alumno, les da ventaja competitiva respecto a saber cómo funciona un navegador, el Office, o manejar una hoja de cálculo, que es importante, pero tenemos capacidad para ampliar los conocimientos de los alumnos", detalla Fernández-Cabaleiro, que asume también que ayudar a pensar desde la programación podría revertir en mejores resultados en el informe PISA en cuanto a resolución de problemas en España, un ámbito en el que registra resultados bajos. En el texto de 2012, los estudiantes españoles de 15 años estaban 23 puntos por debajo de la media de los países desarrollados en la resolución de problemas cotidianos.

En la documentación que han preparado desde la asociación para mostrarla en la reunión en la consejería añaden que los 1.220 profesores de informática en Secundaria y Formación Profesional de Andalucía están preparados para impartir Computación. "Los profesores tenemos formación para esto, para acceder a nuestro puesto pasamos exámenes que nos lo exigen. Obviamente necesitaríamos formación, fijar criterios, homogeneizar. Para nosotros incluso sería más dedicación al principio para impartir la materia, pero pensamos que merece la pena, por el futuro de los alumnos", reconoce Fernández-Cabaleiro.

Desde Educación apuntan que paralelalemente se está trabajando en el currículo para el curso 2016/17 y que también podrán realizar aportaciones alumnos, profesores, sindicatos, directores, familias, inspectores...

Más información