Rus acepta que la oposición dirija la comisión de investigación de Imelsa

El PP cede para frenar el deterioro de su imagen en vísperas de elecciones

El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, ayer tras aceptar la creación de una comisión de investigación.
El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, ayer tras aceptar la creación de una comisión de investigación. MÓNICA TORRES

El PP de la Diputación de Valencia, desbordado por la sucesión de informaciones sobre las supuestas irregularidades que investiga un juez en la empresa pública Imelsa, aceptó ayer a regañadientes la creación de una comisión especial de investigación, tal y como proponía la oposición.

El escándalo, desatado a partir de una denuncia de Esquerra Unida presentada el pasado 30 de julio, ha puesto al descubierto una supuesta trama creada por el exgerente de Imelsa Marcos Benavent —actualmente en paradero desconocido— para cobrar comisiones a través empresas pantalla a distintas contratistas de la Diputación de Valencia.

El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, aceptó la propuesta del PSPV, EUPV y Compromís para constituir una comisión de investigación que analizará la gestión de Imelsa desde 2007, año en el que asumió la gerencia Marcos Benavent. La comisión, que presidirá Emili Altur de Compromís, se compromete a facilitar a los grupos de la oposición toda la documentación que soliciten. La labor de la comisión, que tendrá que presentar sus conclusiones al pleno de la Diputación en el plazo más breve posible, estará auxiliada por el secretario y el interventor de la Corporación provincial.

Emili Altur de Compromís presidirá la comisión especial

La decisión se aceptó tras una tensa reunión de la junta de portavoces de la Diputación, en la que los populares acusaron a la diputada de Esquerra Unida, Rosa López Garijo, de deslealtad por presentar una denuncia ante la fiscalía. Unas críticas de las que López Garijo se defendió recordando que había denunciado las supuestas irregularidades en el pleno de la Diputación y en que no le habían facilitado la información solicitada en el consejo de administración de Imelsa del que forma parte.

Rus, en su primera comparecencia pública tras estallar el escándalo, aseguró que estaba caminando a ciegas sin otra información más que la publicada por los medios de comunicación. “Me he enterado por la prensa. No sabía que Marcos Benavent tenía dos empresas llamadas Bercero Mantenimientos y Spartaki Sinergias”, recalcó el también presidente provincial del PP de Valencia, “si hubiese sabido lo que estaba pasando, al día siguiente hubiera cesado a Marcos Benavent, pero es que aún no lo sé”.

Por esa razón, el PP acordó solicitar su personación en la causa judicial, como grupo político y también la de la Diputación de Valencia, tan pronto sea posible. “Creemos que nuestra obligación es defender la transparencia de la Diputación y la imagen del PP provincial”, continuó el vicepresidente de la Corporación Juan José Medina, “No vamos a permitir que se ponga en duda la honorabilidad del presidente Alfonso Rus”. “Quien la haya hecho, que la pague”, recalcó Medina.

Las irregularidades de Imelsa se han convertido en un lastre para el PP de la provincia de Valencia en vísperas de la campaña electoral. Motivo por el que Rus y el PP provincial intentaron ayer trasladar el discurso de que serán implacables si se demuestra que ha habido actuaciones ilegales.

Tensión entre los populares y la diputada de EU en la junta de portavoces

“Lo único que he hecho como presidente ha sido decir que cuando haya una irregularidad se ponga en manos del juzgado”, prosiguió Rus, “pero que sepan las empresas que hayan hecho algo en contra de la Diputación de Valencia que tendrán que devolver todo el dinero”.

La diputada de EU advirtió: “La comisión de investigación se va a quedar corta, porque no abarca todo lo que incluye nuestra denuncia, pero por fin tendremos la suerte que se nos facilite la documentación que no se nos ha facilitado durante el último año”.

El portavoz socialista José Manuel Orengo expresó su satisfacción con la decisión de que se investigue Imelsa. “No tenemos conocimiento ni de la denuncia que ha presentado la Diputación contra Marcos Benavent —por retirar documentación y un descuadre en la caja fija de más de 40.000 euros— ni del resultado de las auditorías”, manifestó Orengo, que se mostró confiado en poder acceder ahora a esta documentación.

Por su parte, Emili Altur, de Compromís, indicó que acepta presidir la comisión de investigación tras contar con el voto favorable de los otros dos partidos de la oposición. “Me comprometo a dar la máxima transparencia”, señaló.

El PP provincial negó, en repetidas ocasiones, que la trama supuestamente montada por Benavent tenga nada que ver con una financiación irregular.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50