Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia manda investigar abusos a las futbolistas del Leis

La Audiencia de Pontevedra ordena tomar declaración tanto a las tres denunciantes como al directivo implicado, que no fue cesado por la Xunta como pidió la oposición

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha estimado el recurso de apelación de las jugadoras del Leis, un equipo de fútbol-sala de Pontevedra, que habían denunciado por trato degradante al presidente del equipo, según han confirmado fuentes de la causa. La Audiencia, a instancias también de la fiscalía, manda al Juzgado que tome declaración tanto a las tres denunciantes como al directivo, cuyo cese vienen pidiendo desde hace meses al secretario general para el Deporte de la Xunta, José Ramón Lete, todos los grupos de la oposición. Las futbolistas han sido dadas de baja, según copnfirmó el club.

El Juzgado de Instrucción número 2 rechazó en enero admitir a trámite la denuncia de tres jugadoras, que habían protestado por una conducta inapropiada con connotaciones sexuales fuera de lugar del nuevo presidente del Leis, J.A.N. El auto entendía que las conductas denunciadas no eran perseguibles penalmente o estaban muy vagamente explicadas, pero advertía de que la situación merecía en todo caso “reproche social y respuesta de las instituciones”. Los magistrados de la Audiencia entienden que la vaguedad inicial en la descripción es comprensible en este tipo de casos, y ordenan que para despejarla se tome declaración tanto a las denunciantes como al señalado, como de entrada reclamaban las jugadoras.

La solicitada reacción institucional ha sido hasta la fecha bastante tibia, en todo caso. La Xunta, alegando que la cuestión está judicializada, no ha querido destituir al directivo. Y este ha mantenido a su vez una actitud desafiante: desde hace seis mantiene retenida la ficha federativa de la futbolistas, que se quedaron en la práctica sin poder jugar ni en su equipo ni en otro.

Lete se había comprometió en febrero en el Parlamento a mediar con el directivo y el PP llegó a enviar un comunicado de felicitación a las jugadoras por conseguir la carta de libertad a principios de este mes. Pero el sábado pasado las afectadas emitieron otro escrito en el que señalaban que el presidente les reclamaba, además de lo acordado, una supuesta deuda por tramitar la baja y la renuncia a cantidades debidas por desplazamientos para los encuentros. “Seguimos siendo víctimas de un secuestro deportivo que viene motivado por el actuar caprichoso y vengativo de una persona”, se quejaban las jugadoras, apoyadas por su entrenador de entonces –también apartado.

El supuesto caso de abusos creó graves disensiones en la directiva, que se saldaron con la destitución fulminante de cuatro de sus integrantes, tres de ellos miembros del equipo fundador del club hace más de tres décadas. En el plano deportivo las cosas tampoco marchan bien. Las jugadoras bloqueadas formaban parte del equipo que había logrado el ascenso a segunda división la temporada pasada. El Leis es ahora colista.